9 ago. 2015

Las Cazafantasmas y el machismo

«Estas cosas me irritan, no me gustan»


Una semana más, y tras haber salido airoso de una incursión en el Mundo Cuántico para ver si me había dejado allí las llaves, vuelve RduTcB, un blog que bueno, mejor es estar leyéndolo que por ahí cazando leones.

Hollywood vive una nueva era dorada del blockbuster. Entre (cojonudas) adaptaciones de cómics, sagas veteranas, y remakes, los ricos ricachones de Ricovilla deben de estar nadando en sus piscinas de monedas de oro como Gilito McPato. Nosotros, por nuestra parte, las disfrutamos en el cine. Bueno, a ver, igual no es lo mismo, pero también gozamos, ¿no?

El caso es que últimamente hay muchos remakes y reboots. Que si Robocop, que si Terminator Génesis, que si la recientemente anunciada Jumanji… y la película que nos ocupa: Cazafantasmas, una tercera parte que resucita cuando ya todos creíamos que estaba con Harold Ramis.


LAS Cazafantasmas.


La noticia de que la nueva entrega de la saga Cazafantasmas (si a hacer 2 películas en los 80 y luego NADA se lo puede llamar «saga») no va a ser una continuación con el equipo clásico, sino un reinicio con un equipo femenino ha provocado mucha indignación por parte de un sector muy específico de la población: los imbéciles.

Y digo los imbéciles porque la inmensa mayoría de protestas en Twitter, Facebook, foros, comentarios de webs y demás se pueden resumir en «¿¡QUE SON MUJERES…!?». Y oigan, quejarse de eso es de ser imbéciles. Y machistas. O sea, la misma cosa, vamos.

Que vivimos en una sociedad machista es tan indiscutible como que el agua moja o que los mecenas de este blog son más guapos que la mayoría de la gente (ejem), y si creen ustedes que no es así, pues ay, yo qué sé, tampoco me voy a meter con ustedes, que bastante tienen ya con lo suyo.


yo k se tio xd


El caso es que, como les decía, no han faltado los machitos muy indignados con el hecho de que vaya a haber un blockbuster protagonizado por mujeres. ¡Mujeres! ¡El acabose! ¡Eso no lo tolero! ¡NO!

En fin, hagamos un repaso a los argumentos más repetidos por la desnortada machistería. Les prometo que todos son reales y que los he visto un número significativo de veces. 

-«¿Cómo voy a identificarme con los personajes si son mujeres?»: Tal cual. «¿Cómo voy a identificarme con estas personas que se ganan la vida cazando fantasmas SI NO TIENEN PENE?». Porque claro, para identificarte con un personaje tiene que ser de tu género. ¿Qué es eso de empatizar con el sexo opuesto? ¡Inaudito!

A este «argumento» (por llamarlo de alguna manera) suele precederle un «yo no soy machista, pero», por supuesto. Regla de oro: si alguien empieza diciendo que no es machista, seguramente sea machista. Esto es ciencia.

Esto encierra, además, algo muy jodido: que dado que es imposible identificarse con un personaje que no sea de tu género, las que han de joderse son, por supuesto, las mujeres. Hombre, no, si les parece, vamos a ser los hombres los que tengamos que no identificarnos. ¡Que apenas hay películas con protagonistas masculinos, joder! ¡Ya están las feminazis haciéndose con todos los papeles del cine comercial de Hollywood!


«¡Ya tuvieron 5 mujeres en Días del futuro pasado! ¿Qué más quieren?»


Suponiendo que fuera cierto que es necesario compartir género con un personaje para identificarte con él… entonces ¿las mujeres qué? Lo deben de tener jodido para empatizar con los personajes femeninos, porque la inmensa mayoría de ellos son el interés romántico del protagonista y poco más. ¿O será que realmente uno puede verse en la piel del personaje aunque no sean idénticos? ¿O será incluso que no hace falta identificarse con los personajes para disfrutar? ¿Me están diciendo que todos los que disfrutan con Tony Stark son genios millonarios playboys filántropos? ¿Que los que gozan con Thor son dioses nórdicos que controlan el rayo? ¿Que los que lo pasaron bien con True Detective son policías con la cabeza bien jodida? 

Puntos extra para un cuñadazo que leí diciendo que él se identificaba con el personaje de Bill Murray. Sí. Segurísimo. Dos gotas de agua, vamos. 

Resumiendo: si necesita que un personaje tenga entre las piernas lo mismo que usted para empatizar con él, hágaselo mirar. Consejo de amigo.


-«Es que no están buenas, tío»: Claro. Es que no están buenas, joder. Y todos sabemos que si una mujer sale en la gran pantalla, tiene que estar buena, si no, ¿para qué sale? ¿Para ofrecer una buena interpretación? Sí, hombre, claro.

Por otro lado, supongo que es una queja comprensible porque, claro, el reparto original era un dream team de adonis, todos bellezas olímpicas en una forma física envidiable con unos rasgos esculpidos en mármol que hacían las delicias de todas las espectadores con su belleza.


Ah, que no.


No, en serio, es bastante asqueroso que la pega al reparto sea que no te parecen atractivas. Igual es que no están ahí para eso. Igual es que lo que se le pide al elenco de una comedia es que tenga gracia, y las nuevas Cazafantasmas son todas actrices con sobrada experiencia en la comedia… como lo eran los originales, a excepción de Ernie Hudson.

Porque ojo, también hay quien se queja de que «con tanta actriz de comedia va a parecer un sketch del Saturday Night Live», algo que me parece deliciosamente irónico, teniendo en cuenta de donde salieron Aykroyd y Murray, y que Ramis rechazó una oferta de guionista.

-«¡Pero que se pierde el chiste de no cruzar los rayos!»: Perder una referencia a MEAR como argumento para tirar por tierra la película. «Joder, tío, es que a ver, el guion está guay y el reparto mola, pero lo de cruzar los rayos es lo de cruzar los rayos». 

Lo sé, lo sé, entramos en un terreno casi de realismo mágico. De dudar que haya gente tan estúpida como para haberse quejado de esto. Y sin embargo, les vuelvo a asegurar que no me estoy inventando nada, y que esto lo he visto más de una vez. Hay dos cosas que no deben subestimar, amigos: la primera es a un hipopótamo furioso, y la segunda es la imbecilidad humana. Y si tuviera que añadir una tercera, diría a las croquetas. Qué buenas están las jodías.


Del coche también hubo quejitas. En serio. El lloriqueo no conoce límites.


Se ve que para esta gente, los Cazafantasmas deberían ser como el coñac Soberano: COSA DE HOMBRES. Es posible incluso que quieran una versión patria con Bertín Osborne, Ortega Cano, José Luis Moreno y Jesús Bonilla.


-«¡Es que se están cargando mi infancia!»: Seguro que esto lo han oído mil veces. ¿Que hacen una (entretenida) nueva versión de Tortugas Ninja? Se están cargando su infancia. ¿Que la nueva Antorcha Humana está interpretada por un actor afroamericano? Se están cargando su infancia. ¿Que con 8 años lo mandan como niño soldado a un pequeño país asiático en guerra? Se están cargando su infancia.

Curiosamente, ninguno de los que pronuncia este lamento (con los puños en alto bajo la lluvia) está viviendo su infancia. No. Qué va. El que menos tiene ya 20 años. Y claro, uno no puede evitar pensar que a lo mejor para que se carguen tu infancia tienes que estar viviéndola, porque si ya la has pasado, y a falta de viajes en el tiempo, no se la pueden cargar.

«Ay, pero es que hay muchos remakes». Bueno, pues sí. ¿Y? A Hollywood le sale rentable usar nombres de sagas o películas que ya triunfaron en su momento porque les supone tener una base de público garantizada, y mientras la película sea buena, ¿qué más da? Porque cuando se anuncia un remake bien que hay lloriqueos, pero el porsaco continuo con que hagan secuela de Los Goonies ahí está, ¿eh? A ver si el problema no son los remakes y lo que pasa es que hay mucho mitoplasta llorica…


«¡MI INFANCIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA…!»



El mundo fan da bastante asco. Bueno, no todo, claro. Hay gente muy válida que vive sus aficiones de forma sana. Gente que va a ver las películas, o a jugar a los videojuegos, o a leer los libros, los cómics o lo que sea, y luego lo comenta, y nada, pues bien. Pero luego están los demasiadapasionporlosuyistas que se lo toman todo muy a pecho, y viven las cosas con excesivo ímpetu.

Y claro, luego hay algunos que son prácticamente la misma escoriaza que apoyaba el GamerGate, y que se queja de la friendzone (últimas noticias: no existe, nadie te debe amor por ser simpático), y de «lo putas que son todas», y de que si «seguro que esa tía es una poser y no tiene ni idea», y que si «putas feminazis», y que si «a fregar» y demás. Y luego se quejan de estar solos. Me pregunto por qué será.

Lo de las Cazafantasmas solo ha sido la última polémica de un mundillo machista que parece que poco a poco (muy poco a poco) empieza a abrirse a ese concepto tan radical que se llama «feminismo» y que defiende que las mujeres son, ojocuidao, personas. Menuda noción tan extremista.


Kristen Wiig, Leslie Jones, Melissa McCarthy y Kate McKinnon: ENEMIGAS DEL ESTADO.


Personalmente, celebro que las Cazafantasmas vayan a ser mujeres, porque ya toca un poco de variedad, que tampoco le hace daño a nadie ver una película protagonizada por un elenco femenino (salvo a los que tienen peliculaprotagonizadaporunelencofemeninitis, pero son casos reducidos), y porque cualquier cosa que haga enfurecer a los machistas gallitos (como la genial Mad Max: furia en la carretera) siempre es motivo de gozo.

Who ya gonna call?