12 jun. 2015

It Follows, entidad de transmisión sexual

«Dentro de cien años todos igual
sin pelo, sin dientes, sin carne quizás»
Ponte la peluca ya, Orquesta Mondragón


Una semana más, y tras haber estudiado una tesis que afirma que cuando llega el calor los chicos se enamoran debido a la influencia de la brisa y el sol, vuelve RduTcB, un blog que, si se acercan, su secreto les confesará.

El otro día ganó la democracia. ¿Qué? ¡No, no, las elecciones no! ¡Lo digo por los mecenas del blog, que pudieron decidir de qué hablaba esta semana! Les di un par de opciones, y ganó It Follows, película de terror con regusto ochentero dirigida por David Robert Mitchell de la que voy a hablarles sin spoilers.






El planteamiento de la película es sencillo: igual que aquella vez que cogieron ustedes una ETS (enfermedad de transmisión sexual) por el polvastre ese en los lavabos de ese mugriento bar, It Follows nos muestra otra clase de ETS, una entidad de transmisión sexual. Si se chusca a alguien que la tenga, se la pasa a usted, y la única manera de pasarla es trincarse a otra persona.

Lo jodido es que la ETS es una entidad sobrenatural que adopta varias formas y que va a por sus víctimas andando lentamente (ya, no es muy efectivo) para matarlas. Si mata al último que la lleve, irá a por el anterior, y así sucesivamente. Por ello, la única manera de seguir con vida es ir dándole al viejo unodós.

Esto resulta una ingeniosa inversión del tópico de las películas de terror de que la que folla con asiduidad es la primera en morir. Aquí no: aquí como no le des sarandonga y tracatrá al cuerpo, te matan. Es refrescante, eso sí, que no se trate (como algunos temíamos) de una mera excusa para mostrar escenas de follisqueo sin ton ni son, sino más bien al contrario. A la protagonista le pasan la ETS en una relación consentida… pero sin avisarla de lo que le va a pasar. Vamos, que si le hubieran dicho «mira, que cuando acabemos va a venir una entidad sobrenatural a matarte», pues a lo mejor se lo hubiera pensado.


Y encima la obliga a ver reposiciones de Alfombra Roja Palace. Qué desalmado.


Sin embargo, la protagonista, Jay, se niega (al menos en principio) a pasársela a los demás. Y aunque en principio pueda parecer que se trata de otro caso de slut shaming, victim blaming o de unnecessary anglicism, lo cierto es que la película no culpa a Jay de su desgracia. No es un «has follado, ahora te jodes», sino más bien una alegoría de la violación. Sí, la relación fue consensuada, pero lo de la maldición no, no jodamos. También dejan caer que zumbar con quien te dé la gana no es para tanto, algo que resulta (tristemente) innovador en estos tiempos.

It Follows (que originalmente iba a llamarse Solo con condón, solo con koko) también homenajea a la Orquesta Mondragón con otro de sus temas, y es la angustia de la conciencia de la propia mortalidad, algo que muestra de forma relativamente sutil con esa presencia constante, pero lenta, de la entidad, con el chascachasca como reafirmación de la vida e intento de alejar la muerte… y de forma no tan sutil y más nolanesca con el extracto de El idiota de Dostoyevski. Es en plan «mira, por si no has pillado uno de los temas de la película, aquí lo tienes». Solo falta que entre un señor por la puerta, mire a cámara, y grite «MEMENTO MORI, COJONES YA».

El regusto ochentero de la película es palpable en cosas como la ambientación retroactual donde no hay teléfonos móviles (¡pero sí una especie de eReader!), los coches, ese cine con organillero, la ropa… También ayuda la banda sonora de Disasterpeace, que recuerda mucho a las de las películas de Carpenter y que supone un martilleo sintetizadoril que contribuye a dejar mal cuerpo al espectador.


Bueno, y este cartel, que es oro puro.


Lo malo es que se hace un poco repetitiva. No llega al nivel de The Walking Dead de «ir a un sitio nuevo, que haya un grupo, enfrentarse, matar a unos cuantos, acabar aliándose, que todo vaya bien durante un tiempo, que llegue otro grupo, tener que huir, y repetir», pero a fin de cuentas, la estructura de It Follows tampoco da para mucha vuelta de tuerca, claro. No llega a hacerse larga, pero quizá hubiese funcionado mejor con 10 minutillos menos. En cualquier caso, no empaña el conjunto.

«Pero, Bóinez, yo es que soy un caguetas, soy de la Cofradía de los Ojos Tapados, soy de los que luego tiene que dormir con la luz encendida, no puedo ver esta película», dirá algún lector. Bueno, a ver, yo también soy de los que lo pasa REGULAR con las películas de terror, pero esta es más de suspense y mal rollo que de terror. Se puede ver sin ningún problema. Si no les da miedo, qué sé yo, la primera de Pesadilla en Elm Street, esta no tiene por qué hacer que se les afloje el esfínter.


«IT FOLLOWS APOYA LA GERONTOFOBIA BASTA YA DE PELÍCULAS OPRESORAS TODOS LOS ANCIANOS SON MARAVILLOSOS». Tumblr.


It Follows es una de las sorpresas de la temporada, una ingeniosa película de terror que adopta las convenciones del género para darles un giro y alejarse del «weno weno t_d_s p_t_s e ps si no keria k la mataran k no ubiera foyao xd». Muy recomendable. Hale, tiren pa’l cine, tiren, copón.