23 feb. 2015

Cuatro Fantásticos: ¿adaptación regulera, peli de primera?


Tras las irregulares películas de los 4 Fantásticos de Tim Story (yo defiendo la primera, pero la segunda… AY), la Fox vuelve a la carga con una nueva adaptación cinematográfica de las aventuras de la primera familia. 
Para ello, han contado con Josh Trank, artífice de Chronicle. Teniendo en cuenta que esta película se caracterizaba por contar con un enfoque más realista, parecía de esperar que el enfoque fuese más Los 4 Normales que Los 4 Fantásticos.

Cada declaración que fue saliendo sobre la película, como que el Doctor Muerte va a llamarse Victor Domashev (en serio) en vez de Victor von Doom («von Muerte» en España), y que va a ser un forero hacker (de verdad), o que la película iba a ser menos comiquera y más realista (que sí) fue enfureciendo más y más a los fans.


«¿Que la Cosa no lleva pantalones? LO QUE FALTABA».


Tiene su mérito, la verdad, que el público esté rabiando sin que ni siquiera haya salido la película. Y si bien es cierto que no es raro que se crucifique (o se ponga por las nubes) a una obra antes de su estreno, también lo es que ya empezaba a oler a chamusquina eso de que a falta de pocos meses para el estreno no tuviésemos ni cartel.

Y entonces llegó el día. Salió el tráiler.




No les voy a mentir: mi primera reacción muy positiva no fue. ¡El traje de la Antorcha lleva rejillas «para disipar el exceso de calor»! ¡El de Míster Fantástico lleva muelles en brazos y piernas «por si pierde el control de sus poderes, que los miembros vuelvan a su sitio»! ¡Se ve todo muy seriote! ¡No hay colorido! ¡Pero qué puñetas…!

Luego leí que decían Josh Trank y Simon Kinberg que querían acentuar el aspecto científico de la ciencia-ficción de los tebeos. Que se habían basado en La mosca de Cronenberg y en el body horror para la película. Que querían explorar los superpoderes como discapacidades en lugar de como dones.


El pobre Ben Grimm, igual de puteado que siempre.


Y vale, me convenció. Sí, la verdad. Me parece una buena idea. Es un enfoque interesante que puede ser innovador. ¿Por qué no? A fin de cuentas, uno de los puntos fuertes de las películas de Marvel Studios es que cada saga tiene un género distinto (fantasía en Thor, tecnothriller en Iron Man, robos en Hombre Hormiga Ant-Man), ¿por qué no iba la Fox a probar algo nuevo con los 4 Fantásticos?

Bueno, quizás porque son los 4 Fantásticos.

Me explico: cojan el Hulk de Ang Lee. En su momento la vapulearon por todos lados porque, pese a tener una buena trama, era demasiado grandilocuente y pesada para tratarse de una película con un tipo que al enfadarse se vuelve la versión verde del agente Bestiájez. No era una mala película, solo era una mala adaptación de Hulk. Si fuese una historia original sobre un hombre que experimenta con su hijo y le provoca una mutación que le arruina la vida, tratando el tema de cómo los hijos pagan por los pecados de los padres, hubiese tenido una acogida mucho mejor de la que tuvo.


«¡DE TODAS LAS PALABRAS QUE HULK PUEDE DECIR! ¡LAS MÁS TRISTES SON! ¡”NO PUDO SER”!»


Me da la sensación de que puede ser el caso de esta nueva reinvención de los 4 Fantásticos. El concepto, ya digo, me parece cojonudo, pero los 4 Fantásticos son… pues eso, FANTÁSTICOS. No son los 4 Realistas, ni los 4 Plausibles, ni tan siquiera los 4 Que-Hacen-Cosas-Que-A-Ver-Pues-Muy-Normales-Tampoco-Son, sino los 4 Fantásticos. Fantásticos porque hacen cosas fantásticas. ¿Lo pillan? Fantásticos. Como de fantasía. FantástCOÑO NOLAN QUÉ HACES OTRA VEZ CON MI ORDENADOR SUELTA LARGO FUS FUS VENGA QUITA COPÓN

Perdonen, que se cuela cada dos por tres. Se conoce que está mosqueado por lo del ninguneo a Interstellar en los Óscar…

Como les decía, quizá este enfoque realista no sea el más adecuado para los 4 Fantásticos. Cierto es que las adaptaciones son eso, adaptaciones, y que no tienen que ser totalmente fieles al original (algo que ya defendí aquí), pero cierto es también que si la adaptación se aleja demasiado del espíritu original, nos encontramos con un amalgama extraña que no contenta ni a fans ni a ajenos a la obra.


Al menos han respetado la clásica afición del Doctor Muerte a tumbarse en camillas.


Todo esto que les digo hay que cogerlo con pinzas, claro. No sabemos hasta qué punto habrán cambiado el espíritu del original. Vale, Trank ha dicho que, efectivamente, el tono es el que se ve en el tráiler: seriote, más oscuro y más «realista» (todo lo realista que se puede ser en una peli con tipos superpoderosos), pero no sabemos nada de las personalidades de los protagonistas. Puede que, pese a la pátina mate de la fotografía, la Cosa siga siendo la adorable Cosa de ojos azules; Reed, el líder serio y responsable, la Antorcha; el chulito arrogante de siempre (y que Chris Evans supo clavar), Sue, la… la mujer que quiera el guionista del momento (ay, el machismo en los cómics…), y quizá el Doctor Muerte siga echándole la culpa de todo lo que le pase a la herencia socialista Reed Richards.

Ojo, que algunos de los cambios más «radicales», como lo de que los 4F sean más jóvenes, que en vez de ir al espacio se teletransporten a otra dimensión, o incluso la faceta hacker de Muerte no son nada nuevo, porque ya estaban en el universo Ultimate, la Tierra-1610, donde, de hecho, el Doctor Muerte acaba con patas de cabra y Míster Fantástico es un villano, o sea que…


«¿Que Reed es un villano y el Doctor Muerte tiene patas de cabra? ¡Han violado mi infancia…!»


Es curioso que cuando estos cambios tienen lugar en las páginas de los tebeos, no solo no suelen recibirse con cabreos, sino que en muchas ocasiones incluso se aplaude. Sin embargo, cuando las variaciones son en la gran pantalla, nos engorilamos. ¿Por qué será? ¿Porque nos sentimos tan ligados a la continuidad tradicional que queremos vivirlo en la gran pantalla para volver a sentirnos unos críos? ¿Porque no procesamos bien el cambio de medio Y de historia? ¿O, sencillamente, porque somos unos quejicas y unos brasas?

Sea como sea, el caso es que Cuatro Fantásticos (o Fant4sticos) tiene el potencial para ser una buena película. ¿Será también una buena adaptación? Ni idea, pero miren, una cosa les digo: si me ofrecen un enfoque interesante e inédito sobre los 4F, me dará igual que le hayan dado un tono menos ligero que el de los tebeos. A fin de cuentas, los cómics que hemos leído van a seguir ahí. No nos los quita nadie.

Ah, se habrán dado cuenta de que no he hablado de una de las cosas que ha levantado más ampollas (nunca mejor dicho): la Antorcha Humana es Michael B. Jordan, que es afroamericano. De eso hablaré en otra entrada, pero ya les puedo adelantar que mi opinión sobre el tema es que ME PARECE BIEN.

¡Es la hora de las tortas dar su opinión! Bueno, y de apuntarse al próximo CinemaScupe, que, curiosamente, también va de los Cuatro Fantásticos. Cómo se la he colao', ¿eh?