6 dic. 2014

Lo que he hecho, lo que hago y lo que voy a hacer


«Ran far away, but I have to admit, sometimes I miss where I'm from»


Eh… hola. 

Casi hasta me da vergüenza volver, ¿no? No sé, no es que este año haya actualizado mucho que digamos, ¿verdad? Hemos pasado (el tío usa el plural para compartir culpa con los lectores) de tener prácticamente una entrada semanal en 2011 y 2012 a tener 36 en 2013 y… 7 en 2014. 7. En 12 meses. Ni una al mes. Mal, ¿eh? Mal.

¿Y por qué? ¿Por qué? xQ???? ¿Por qué Los mercenarios 3 acabó siendo un paso atrás respecto a su antecesora? Digoooo… ¿por qué volver ahora? ¿Por qué he estado tan ausente? En fin, se lo voy a explicar… ¡con una canción! NO, HOMBRE, NO. Les voy a explicar un poco lo que he hecho, lo que hago y lo que voy a hacer. Sin canciones. Creo.


Pese a cómo me dibuja Muerte Horrible, aún no estoy muerto.


-Lo que he hecho: No es casualidad que el bajón en número de entradas coincidiese con mi entrada en el mundo laboral. En absoluto. Desde que me gradué en 2013, he tenido la suerte de no haber parado de trabajar. Bastante. He traducido series documentales sobre aviones que se estrellan. He traducido docurealities sobre baile. He traducido una serie que salió destacada en eldoblaje.com. He traducido telefilms que adaptan novelas de Mary Higgins Clark. He cotraducido un libro sobre uno de mis autores favoritos, Neil Gaiman, junto al traductor de The Sandman. He dado charlas en universidades y eventos. He organizado y moderado una mesa redonda sobre traducción de franquicias junto a los traductores de las pelis Marvel, de Star Wars, de Star Trek y de varios videojuegos. He cubierto el concierto de los Eels en Barcelona. He participado en el especial aniversario de Juankiblog. Los de la revista Psychonauts me han entrevistado, tanto por escrito como en directo junto a Muerte Horrible. He salido en un matamarcianos.

Vamos, que no he parado. Y claro, estas cosas quitan tiempo para hacer otras, como escribir en el blog.


-Lo que hago: Sigo traduciendo. Bastante. Tengo la suerte de que no me falte el trabajo. Soy autónomo. Hemos independizado el Mediometrash y lo hemos convertido en un espectáculo cómico, CinemaScupe, en el que otros dos bufones y yo comentamos cine de dudosa calidad en directo, lo que nos ha llevado a colaborar con festivales de cine como La Cabina o el Festival de cine fantástico de Torremolinos y a actuar en sitios que MOLAN como la Librería Bartleby o La Rambleta. Sigo dando charlas, esta vez sobre cine fantástico y de terror.




Vamos, que no paro. Y claro, estas cosas quitan tiempo para hacer otras cosas, como escribir en el blog.


-Lo que voy a hacer: He decidido retomar el blog. Llevaba un tiempo dándole vueltas a si cerrarlo de manera definitiva o darle otra oportunidad, y he optado por lo último.

Entre las razones para retomarlo se encuentra que cada vez que escribo una minirreseñita en Letterboxd me acuerdo de que, leche, a mí me gustaba escribir. También que varias veces, en CinemaScupe o en la entrevista del otro día, me presentan como bloguero y casi me da vergüenza tener que aclarar que el blog está COMATOSO. También que a mí el blog solo me ha dado alegrías. Directa o indirectamente, me ha servido para conocer a gente de bien. A MUCHA gente de bien. También hay cosas que no tendría de no ser por él. En CinemaScupe no  estaría de no ser por el blog. En mi lugar, ¿quién sabe? Igual estaría Jaimito Borromeo.

En fin, no me comprometo a retomar el ritmo antiguo del blog, porque una entrada semanal se me haría cuesta arriba. Trabajo todo el día delante del ordenador, y cuando acabo, muchas veces no me apetece seguir escribiendo. Ya saben que a mí el blog no me da ni un duro, e imagino que comprenderán que cuando acabo de trabajar, y al no tener aliciente económico, prefiera usar el tiempo libre en hacer otras cosas que no impliquen estar ante el ordenador, como, qué sé yo, RELACIONARME CON GENTE.


Les dejo esta maravilla de Pancracio Peláez PORQUE SÍ.


Sin embargo, y como lo cierto es que escribiendo disfruto, y leyendo sus comentarios también (porque las cosas como son: el feedback da gustico y es una de las razones principales por las que muchos escribimos) sí planeo publicar una entrada cada dos semanas, si es posible. Cada tres como mucho. No puedo prometer que lo consiga, pero sí puedo prometer que lo intentaré. O que intentaré intentarlo.

El blog no ha muerto. Larga vida al blog.