20 jul. 2013

Me cago en tus muertos, Robert Kirkman



Una semana más, y tras constatar que no hay paz para los malvados, vuelve RduTcB, un blog que de vez en cuando suelta una referencia bíblica y se queda «más ancho que largo» (Corintios 3: 22-23).

Como muchos sabrán, estoy de prácticas en Madrid y, como mis finanzas no son precisamente gilitescas, me vine desde Valencia en el incomprensiblemente llamado Regional Exprés, porque, amigos, creo yo que más de seis horas de trayecto no es precisamente lo que yo llamaría «exprés». 

¿Y por qué les cuento esto? Pues porque para amenizarme el viaje, no solo me armé con algún que otro episodio de Otro estúpido podcast sobre webcómics, sino que, para contrarrestar el sopor que me está causando Choque de reyes, decidí hacer caso a todos los que me habían recomendado The Walking Dead y meter unos cuantos números en el eReader.

«Te va a gustar», me decían algunos. «Te encantará, es mucho mejor que la serie», aseguraban otros, como si no hubiera margen con respecto a la soporífera segunda temporada. «Léelo, hijo de la gran puta. LÉELO, HIJO DE LA GRAN PUTA», me increpó un aficionado con evidentes problemas mentales. «¡Serbesa biar!», incluso, llegó a ofrecerme un senegalés de rostro afable, aunque surcado por cicatrices. Y claro, al contrario que la Cosa, uno no es de piedra (jeje, referencia, qué friki soy) y decidió darles un tiento… con decepcionantes resultados.


Un servidor defendiéndose de los FANPESAOS.


The Walking Dead, como suele pasar con este tipo de obras, no es un cómic de zombis, sino un cómic con zombis. The Walking Dead va de cómo puede cambiar el ser humano cuando se encuentra en una situación límite. The Walking Dead trata las relaciones interpersonales bajo presión. The Walking Dead retrata a los extremos a los que puede llegar un simple niño cuando se cría en un ambiente de violencia. 

The Walking Dead es un coñazo.

7 jul. 2013

Charla en Otakuart: ¡Traduce como puedas!



Una semana más, y tras sobrevivir como buenamente puedo al asfixiante calor madrileño, vuelve RduTcB, el blog que nosequé y nosecuántos.

Si son ustedes valencianos, tal vez sean unos cocainómanos conozcan Otakuart, un salón del cómic y manga que organizan los jefazos del Studio Kat y en la que el año pasado casi se desata una guerra civil. Cada año llevan una serie de autores, dibujantes y gente relacionada con el mundillo de la cultura popular. Hace unos años fue Rubén Fdez., otro fue Paco Roca… y este año me toca a mí. ¡Ya está bien de dibujantes de éxito y ganadores del Premio Nacional de Cómic, copón!

Así pues, el día 27 de julio, a eso de las seis de la tarde, estaré en el I.E.S. Río Turia de Quart de Poblet (Valencia) dando una charla sobre traducción y cultura popular titulada ¡Traduce como puedas!. El acto constará de una parte más divulgativa, y otra más enfocada hacia la traducción de películas basadas en cómics, las referencias y diferencias entre ambos medios, las «españoladas», el peliagudo tema de los títulos… y más, todo ello tratado con humor para que nadie se aburra: ni el público ni yo.

Y es que, como la mayoría sabrá, servidor es traductor audiovisual (a falta de acabar las prácticas, PERO) y lleva un blog sobre la materia, El fin de la diversión. Además, disfruto mucho hablando en público, así que les garantizo que no se aburrirán. La charla será una oportunidad para enterarse de qué hacemos exactamente los traductores, repasar algunas de las decisiones de marketing más lamentables, desmitificar algunos aspectos de la profesión y, cómo no, rajar un poco. Que ya me conocen.

El gran Pancracio Peláez, autor de este genial homenaje al titánico Constantino Romero y de la propia cabecera de este blog, ha tenido el detalle de ilustrar la idea que tenía en mente para el cartel de la charla:


Versión animada aquí y todo, oigan.


La entrada de Otakuart cuesta 3 €, y les dará acceso al resto de charlas y actividades que tendrán lugar, como la presentación por parte de Defriki de Las crónicas de Matilda. Así que oigan, yo les dejo el evento de Facebook por aquí, y les espero el sábado que viene.