28 abr. 2013

Iron Man 3: las piezas de la armadura


«My face is finished
My body's gone
And I can't help but think
Standing up here in all this applause
And gazing down at all the young and the beautiful
With their questioning eyes
That I must above all things love myself»
No Pussy Blues, Grinderman


Una semana más, y tras haber sacudido los cimientos de la civilización occidental (otra vez), vuelve RduTcB, un blog con déficit de ñoñería.

El pasado 26 de abril se estrenó la nueva entrega del Vengador PETARLO, conocido oficialmente como «Iron Man». Así que, ni corto ni perezoso, al día siguiente me puse mi camiseta de los 4 Fantásticos, mis gayumbos de superhéroes Marvel, mi chapa de genio millonario playboy filántropo, y me fui con la amiga Ori. ¿Qué pasa? Uno también tiene su faceta fris.

Iron Man 3 le pega veinte mil patadas a Iron Man 2 y está, si no al mismo nivel, como mínimo muy cerca de la primera entrega. Los diálogos son rápidos, el ritmo no decae en ningún momento, Downey Jr. está tan ON FIRE como siempre, el (abundante) humor funciona como un reloj y el clímax final es de aúpa. Shane Black sabe lo que se hace, e incluso traslada la mecánica Gibson/Glover a Downey Jr./Cheadle en sus escenas juntos. Un gustazo, vaya. 



Pero no voy a aburrirles con una crítica estándar. En lugar de ello, mi vena marvelita me obliga a tratar los puntos que considero más interesantes de la primera película de la Fase 2. Evidentemente, habrá spoilers, así que si no han visto aún la película (¿a qué esperan?), les animo a que echen un vistazo a las otras entradas sobre Marvel de este blog o a mi crónica para La inercia del nuevo espectáculo de Millán Salcedo, antiguo Martes y 13.

¿Ya? Pues venga.

20 abr. 2013

Carta abierta a Peter Jackson






Querido Estimado Razonablemente respetado Peter Jackson:

Hace pocos días vi tu última película, El hobbit: un viaje inesperado. «¡Ya era hora! ¡Salió hace casi cuatro meses!», habrás exclamado. «¡No fuiste al cine, hijo de mil orcos!», habrás bramado mientras te levantabas de un salto del sofá. «¡La industria muere por culpa de gente como tú!», habrás gritado, alzando ambos puños hacia el cielo y con la cara roja por la consternación. Sin embargo, he de decirte que me alegra no haber aflojado los ocho euros que costaba ver tu nuevo film en pantalla grande, porque Peter, amigo, menudo TOSTÓN que te has cascado.

Cuando se dijo que ibas a adaptar El hobbit, una parte de mí se alegró. A fin de cuentas, me gustó bastante lo que hiciste con La comunidad del anillo y El retorno del rey. Lo de Las dos torres te lo perdono porque, pese a la soporífera batalla del Abismo de Helm, tuviste el ojo de fichar a Andy Serkis para dar vida a Gollum. En fin, estoy divagando. Como te decía, una parte de mí se alegró al saber que se iba a adaptar El hobbit a cine. La novela, que tampoco es más que una aventurilla ligerita, podía dar lugar a una película de iguales características, y me ilusionaba la perspectiva. 

Sin embargo, una voz en mi interior me advirtió. «Chato, cuidao con el Peter Jackson este, ¿eh? ¡Que es muy capaz de arrearnos una película con ínfulas de epicidad de padre y muy señor mío, te lo digo yo! ¡Ay, los ne-o-ze-lan-de-seeees!», me dijo, con un tono muy lopezvazquiano. Pero yo no quise creer sus palabras.


Te adjunto este cartel de tu película por si no lo habías visto.


El tiempo pasó, y se anunció no solo que se harían dos películas, sino que, además, las dirigiría Guillermo del Toro. Fueron unas semanas felices: sin duda, el director mexicano sabría darle el tono adecuado para conseguir salvar el obstáculo del cisma novelístico. Pero entonces, por cuestiones que tú conoces muy bien, Guillermo abandonó el proyecto, y tú tomaste las riendas.

13 abr. 2013

Top Trending Tele, el programa más perezoso de la televisión


«Down in my bolthole I see they've published
Another volume of unreconstructed rubbish»
We Call Upon the Author, Nick Cave & the Bad Seeds


Una semana más, y tras haber enviado a Jesucristo de nuevo a la tumba, vuelve RduTcB, un blog cazazombis.

Hace un par de meses, se estrenó en La Sexta Top Trending Tele, un programa muy à la APM?, algo totalmente comprensible si tenemos en cuenta que es obra del mismo equipo. Por supuesto, cuando se anunció, se creó cierta expectación, ya que APM?, pese a ser un programa autonómico, se ha extendido mucho gracias a internet.

Entonces, ¿hemos de dar gracias a La Sexta por traernos un sosías del programa catalán para que no tengamos que recurrir al ordenador para reír como hienas? Pues… no. De hecho, deberíamos manifestarnos en las calles con pancartas pidiendo su retiro de la parrilla televisiva. O eso, o su versión para perezosos que quieren sentirse como si estuvieran haciendo algo útil: firmar una petición online.




El formato del programa (o mejor dicho, del POGRAMA) es, a grandes rasgos, el mismo que el del APM?. Vamos, un programa de zapping de toda la vida, pero con los vídeos salpicados con insertos de memes y comentarios televisivos. El ya clásico «mi corazón palpita como una patata frita», Arguiñano partiéndose el pecho… en fin, se hacen una idea.

Con la parte anterior no tengo ningún problema, si exceptuamos que a veces reciclan contenido de su antepasado catalán. El principal problema viene con el resto del programa, que consiste en vídeos de YouTube, fotos «graciosas» de internet, vídeos «desopilantes» de gente cayéndose… vamos, un compendio de cuñaísmo en la televisión nacional, como esos correos que te manda algún familiar poniéndote «ya verás qué gracioso, que sale un panda estornudando, ajajjajjjaj».