13 abr. 2013

Top Trending Tele, el programa más perezoso de la televisión


«Down in my bolthole I see they've published
Another volume of unreconstructed rubbish»
We Call Upon the Author, Nick Cave & the Bad Seeds


Una semana más, y tras haber enviado a Jesucristo de nuevo a la tumba, vuelve RduTcB, un blog cazazombis.

Hace un par de meses, se estrenó en La Sexta Top Trending Tele, un programa muy à la APM?, algo totalmente comprensible si tenemos en cuenta que es obra del mismo equipo. Por supuesto, cuando se anunció, se creó cierta expectación, ya que APM?, pese a ser un programa autonómico, se ha extendido mucho gracias a internet.

Entonces, ¿hemos de dar gracias a La Sexta por traernos un sosías del programa catalán para que no tengamos que recurrir al ordenador para reír como hienas? Pues… no. De hecho, deberíamos manifestarnos en las calles con pancartas pidiendo su retiro de la parrilla televisiva. O eso, o su versión para perezosos que quieren sentirse como si estuvieran haciendo algo útil: firmar una petición online.




El formato del programa (o mejor dicho, del POGRAMA) es, a grandes rasgos, el mismo que el del APM?. Vamos, un programa de zapping de toda la vida, pero con los vídeos salpicados con insertos de memes y comentarios televisivos. El ya clásico «mi corazón palpita como una patata frita», Arguiñano partiéndose el pecho… en fin, se hacen una idea.

Con la parte anterior no tengo ningún problema, si exceptuamos que a veces reciclan contenido de su antepasado catalán. El principal problema viene con el resto del programa, que consiste en vídeos de YouTube, fotos «graciosas» de internet, vídeos «desopilantes» de gente cayéndose… vamos, un compendio de cuñaísmo en la televisión nacional, como esos correos que te manda algún familiar poniéndote «ya verás qué gracioso, que sale un panda estornudando, ajajjajjjaj».

Y es que el problema es que las imágenes que ponen son más viejas que el sol. Por el amor de Tom Waits, que el otro día pusieron la imagen del DNI del tipo que se llama Batman Bin Suparman (sic). La madre que los parió, ¿cuántos años hace que vieron ustedes esa imagen? ¡Años, seguro! ¿Qué será lo próximo? ¿El vídeo de la caída de Edgar?

Dado que los rankings de imágenes que hacen son temáticos, me puedo imaginar el complejo proceso creativo que tiene lugar cada día en la redacción. Probablemente sea algo así:

—Oye, que hay que hacer un ranking de gente fea.
—¿Ah, sí?
—Sí.
—Ah.
—Bueno, ¿lo hacemos?
—¿El qué?
—¡El ranking!
—¿Qué ranking?
—¡El que te he dicho!
—¿Cuál?
—¡El de la gente fea!
—¡Ah! Bueno.
—Venga. ¿Lo hacemos como siempre?
—Sí, claro. A ver, abro el navegador… tecleo «Google»… vale, ya está. A ver, «gente fea», y me voy a Google Imágenes.
—¡JAJAJAJAJA! ¡Qué feos son!
—¡Ya ves! En fin, guardo las cinco primeras imágenes… y ya está.
—Oye, pero que hay que poner la fuente.
—Ah, vale… «Fuente: Google». Ya está.
—No, hombre, no, que nos dirán que somos unos vagos. A ver, esta la has sacado de Taringa, ¿no? Pues pon «Taringa».
—Bueno, vale… pero digo yo, que puestos a hacerlo, podríamos poner el enlace del post, ¿no? O el nombre del usuario, al menos.
—No, no, para qué. Menuda gilipollez. A ver, apunta: «Fuente: Tumblr».
—Ya está. En fin, otro día de trabajo bien hecho. ¿Te hace una cervezuela?
—¡Eso ni se pregunta!


Que les concedan un aumento de sueldo, por favor. Se lo merecen.


Ahí hay gente cobrando por buscar en Google. Por buscar en Google, joder. O peor, por fusilar una web directamente. Hace unas semanas, hicieron un ranking de notas puestas por vecinos en portales. De las cinco que pusieron, tres las había visto antes en Drama en el portal. ¿La fuente que citaron? «Tumblr».

Al menos para hacer los montajes televisivos tienen que estar pendientes de la programación, ver los contenidos, y luego editarlos e insertarles los clips de apoyo, ¿pero para buscar en Google? Vamos, no me jodan.

Por supuesto, tampoco puede faltar el ranking de los mejores tuits de tal o cual hashtag. Eso sí, aquí al menos ponen el nombre de usuario del autor y no tienen los santos cojones de poner «esto lo hemos encontrado en Twitter». Aun así, no me negarán que es una forma muy fácil de rellenar unos preciosos minutos de programa de forma perezosa.


Top Trending Tele es un ejemplo de televisión hecha siguiendo la ley del mínimo esfuerzo. La mayor parte del contenido se basa en tirar de internet, algo que debería estar penado con una temporadita en Guantánamo, donde me han dicho que ahora ponen los vídeos de los chistacos de Curricé para torturar a los presos.

En un mundo más justo, sería Top Trending Tele el que saldría en la sección El defensor de l’espectador del APM?, que increparía a los responsables con su famoso «ho haveu vist tots, oi? Ho haveu vist!? LA MARE QUE ELS VA PARIR!!».