26 ene. 2013

Tu cara me suena, ¡garantía genial!




Una semana más, y tras haber luchado contra un temible caniche rabioso, vuele RduTcB, el blog favorito de los maníaco-depresivos.

Un concurso en el que famosos se caracterizan de cantantes para imitarlos, al más puro estilo Lluvia de estrellas, y en el que sus actuaciones son valoradas por Carlos Latre, Mónica Naranjo, Carolina Cerezuela/Ferré y Àngel Llàcer. Ah, y presentado por Manel Fuentes. Una idea que, sobre el papel, pinta terrible, ¿no? Pues el resultado es uno de los programas más entretenidos de la televisión actual: Tu cara me suena.




Cuando estuve de Erasmus, mi madre me hablaba por Skype de este programa, y de los enfados de Francisco. Poco me imaginaba yo con sus descripciones que el POGRAMA me iba a gustar tanto. Y es que Tu cara me suena es uno de esos shows que hay que ver para disfrutar, porque contado pierde. Pero lean igual, que lo cuento con gracia. O algo.

En esta edición, los concursantes son, CUIDAO, Ángeles «la cantante de Camela», Daniel «el de Algo pequeñito, sí hombre, la canción de Eurovisión que salió el Jimmy Jump ese» Digés, María del Monte, Javier «el rubio de Cruz y Raya Los Pecos», Roko (una concursante de El número uno), Anna Simón, Arturo Valls y Santiago Segura. Una diversidad que ni en la Patrulla X, oigan.


Los Vengadores de la imitación. O algo.


La clara vencedora de la edición es Roko, que LO PETA muy seriamente cada semana. Sin embargo, como dice Segura, «es de una perfección asquerosa», y una vez aceptado que va a ganar ella, la cuestión está en ver quién es el segundo mejor… aunque tampoco nos engañemos, también es bien divertido ver las imitaciones malas. Y en esto, queridos lectores, se llevan la palma Javier de Pecos y Ángeles.

El problema del pobre Javier es que es un hombre gris. Él lo intenta, se nota, pero pese a la sabiduría popular, querer no es poder, y siempre se queda a mitad de camino. Además, no sé qué le pasa, que muchas veces canta con un tono chiquiticalzadesco. Sin embargo, el hombre es consciente de sus limitaciones y se ríe de sí mismo. Sin embargo again, no tiene gracia. No es que las cosas que dice no tengan gracia, es cómo las dice. En muchas ocasiones ha hecho algún chiste que, contado por Segura o Valls, hubiera sido gracioso. Pero no. Los caminos del humor son inescrutables. El problema de Ángeles es mucho más sencillo: cante lo que cante, siempre usa su voz. Siempre canta las canciones por Camela. ‘Nuff said!


En su defensa hay que decir que imitar a Alejandro Sanz es JODIDO.


Lo bueno de las actuaciones de Tu cara me suena es que no hay ninguna que no sea disfrutable: las buenas porque son buenas, y las malas por divertidas, raro es que en las dos horas y pico de programa uno se aburra. A ello contribuyen enormemente las chanzas y los chascarrillos de Arturo Valls y Santiago Segura, que suelen estar ON FIRE.

Segura, además, suele meterse bastante con el jurado. Desde el cariño, sí, pero hizo algo que a muchos nos gustaría: llamar «gilipollas» al pelmazo Àngel Llàcer. Y es que el jurado es la parte más floja del programa por culpa de este y Carlos Latre, el dúo dinámico del cuñaísmo. No cuesta nada imaginarse a cualquiera de los dos dando la matraca en las reuniones familiares, uno gritando todo el rato y repartiendo besos a diestro y siniestro, y el otro imitando. Pero imitando à la Carlos Latre, claro. Es decir, MAL. De hecho, cada vez que imita a alguien, Manel Fuentes se encarga de decir varias veces el personaje al que supuestamente está interpretando. Me gusta pensar que lo pactan de antemano:

—Oye, voy a imitar a Risto Mejide. A mí me sale muy bien y yo lo sé, pero por si acaso alguien no se da cuenta, tú lo dices, ¿eh, Manel?
—¡Vale, vale, pero suéltame el brazo!


La mirada de Carolina Cerezuela suplica AYUDA.


Por otro lado, tenemos a Carolina Cerezuela (ahora sustituida por Carolina Ferré) y a Mónica Naranjo, quienes no pasan ni un solo programa sin sufrir convulsiones nerviosas por los ataques de risa, generalmente provocados por ver a Santiago Segura o Arturo Valls travestidos, algo que pasa con cierta perturbadora frecuencia, con resultados tan GROTESCOS como este. NSFW, más que nada porque su jefe pensará que es usted un esquizofrénico paranoide. Yo aviso.

Poca broma también con las canciones que escogen para las galas. Sí, claro, hay alguna bazofia, como el Gangnam Style (con el que Segura ARRASÓ, todo sea dicho), pero cuidado con Roko haciendo de Nina Simone, María del Monte como Carlos Gardel, Segura como Víctor Manuel, Valls como George Michael y David Bowie o Daniel Digés imitando a Roy Orbison en el mítico concierto A Black & White Night. Además, en esta última actuación, Manel Fuentes mencionó a Tom Waits. CUANDO LOS MUNDOS CHOCAN. Ojalá Santiago Segura haciendo de Tom Waits antes de que acabe la temporada. Ojalá.

Y ojalá también Juan «el rubio de Cruz y Raya» Muñoz, o como a mí me gusta llamarlo, «el Juanmu», participe en la tercera temporada como concursante. Directivos de Antena 3 que (seguro) están leyendo esto: háganme caso. Tienen un FILÓN.


Mi recomendación es, por si no han pillado mis sutiles indirectas, que vean el programa. Es entretenimiento de primera, un programa para ver y pasar dos horas divertidas. Hay buen rollo entre el equipo, y eso es algo que se transmite al espectador. Esto sí es un divertimento blanco y para toda la familia y no la basuraza de El Hormiguero, oigan. Ah, y cada semana, el ganador destina tres mil euros a la ONG de su elección. Yo digo SÍ.



«¡QUE LO VEAN, LECHE!»