31 mar. 2012

Agobio tróspido





Una semana más, y tras (aquí me tengo que acordar de meter una anécdota surrealista para empezar con coñas) vuelve RduTcB, un blog que (aquí tengo que meter una chorrada, que no se me olvide).


Si hay una palabra que ha estado en boca de todos las últimas semanas, esa ha sido «el» «tróspido», un término que tuvo su primera aparición internetesca gracias al Hematocrítico allá por el 2006. Desde entonces, el uso de la palabra estaba prácticamente limitado al círculo focoforero y poco más… hasta que llegó ¿Quién quiere casarse con mi hijo?


«You maniacs!... You blew it up!... Ah, damn you!... God damn you all to hell!»


El potencial trash del POGRAMA programa era más que evidente, y el Hematocrítico propuso el uso del hashtag #hijostróspidos para comentarlo en directo por Twitter, una práctica que suele ser lo único salvable de emisiones de esta calaña o los Goya.

¿El resultado? Cada vez más y más usuarios se unían a los #hijostróspidos, #lunestróspidos o el que fuera el hashtag de esa semana para llegar (en varias ocasiones) a Trending Topic mundial

¿El problema? La palabra «tróspido» ha sufrido un proceso de explotación masiva que ha conseguido que, en tan solo unas pocas semanas, esté completamente quemada y al borde de ponerse al nivel de cualquier coletilla de personajucho televisivo.

24 mar. 2012

The Walking Dead: muertos de aburrimiento

«The zombies were having fun
The party had just begun»
Monster Mash, Bobby «Boris» Pickett


Una semana más, y tras estrenar cabecera nueva con un mini Bóinez hecho con hamas por una persona cuya identidad no revelaré, pero que es mi novia, vuelve RduTcB, un blog con oraciones subordinadas en las entradillas.


Hace unos días, la segunda temporada de The Walking Dead acabó, y aún se oyen los gritos de júbilo de los televidentes. Y es que, reconozcámoslo, esta temporada ha seguido la línea pocha de TS-19, sometiéndonos a tediosos capítulos de los que solo valía la pena ver los cinco primeros minutos y los cinco últimos. 

Huelga decir que, si no han visto la serie y piensan hacerlo, tal vez leer esta entrada no sea la mejor idea. Si es usted uno de esos, puede entretenerse leyendo un artículo POSITIVO sobre The Spirit en Crisis creativa.


PIE DE FOTO GRACIOSO.


Antes del estreno de la temporada, se empezaron a oír rumores: que si Frank Darabont iba a abandonar la serie, que si gran parte del metraje que había rodado era inutilizable… al final a Darabont le dieron la patada por el vil metal, y la serie se tambaleó como uno de los zombis que aparecen de vez en cuando en pantalla.

17 mar. 2012

De tuitstars y Favstar: endogamia à la Habsburgo

«He asks me for my autograph
I write Nobody»
More News from Nowhere, Nick Cave & the Bad Seeds



Una semana más, y tras haber sobrevivido a la dura experiencia de ver Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera y escribir sobre ello, vuelve RduTcB, ¡el blog más fiiiiistro de Chiquitistán!

Twitter, esa red social que tantas alegrías nos da, siempre que no se siga a Buenafuente. De un tiempo a este parte, está en uno de sus mejores momentos en cuanto a número de usuarios se refiere, la mayoría animados por el efecto «e vamos a acernos tuister k en otra mobida i el ormigero tienen i te ries un uebo ajjajaj».

Como en todo, hay varios tipos de tuiteros: los que tuitean todos y cada uno de sus movimientos (que se aburran en clase no significa que tengan que aburrirnos a nosotros contándolo), los que solo retuitean contenido de otros, los que confuden Twitter con un chat… pero hoy nos centraremos en los tuitstars, o twistars, o tuiteros estrella, o como les salga de las narices llamarlos.

Ya saben a lo que me refiero: tuiteros con miles de seguidores que ven como cada uno de sus tuits es celebrado con retuiteos, favoriteos y demás cosas acabas en –eos, como «macabeos». Corre el rumor de que algunos incluso han conseguido vender sus tuits a una editorial para que los recopile en un libro. Nah, es broma. En realidad es un PDF autoeditado con prólogo de Raquel Martos. ¡Como si fuese algo bueno!

Cuando se habla de endogamia, hay varios colectivos que salen a colación: los Habsburgo, los rednecks o incluso los podcasters. Sin embargo, nunca se menciona a los tuitstars. O tal vez sí, pero la entradilla queda mejor si digo lo contrario, ¿no creen?

10 mar. 2012

Oda al odio, o ¡Cállate, envidioso!

«Oh I hate them, Ma! Oh I hate them, Pa!»
Oh My Lord, Nick Cave & the Bad Seeds



Una semana más, y tras haber desbaratado los malvados planes de Mariano Mariano para volver a la televisión, vuelve RduTcB, el blog que les trajo EL POGRAMA.

Reconozcámoslo: criticar es divertido. Desde luego, es mucho más ameno que enumerar una por una las virtudes de Otra movida, aunque solo sea porque con esta última actividad se acaba pronto. El noble arte de poner a parir no solo resulta más gratificante para el autor, sino también para el honorable lector. Sin embargo, allá para cuando surgen voces de desacuerdo, voces que critican al criticado, por irónico que esto resulte. Voces que no aprueban los ríos de bilis que otros blogueros y yo les ofrecemos de forma desinteresada. 

Mi última experiencia con este fenómeno tuvo lugar cuando alcancé el Nirvana. O, dicho de otra manera, cuando dije que estaba escuchando la discografía de Nirvana para poder argumentar como es debido por qué no son para tanto. Conforme iba comentando mis experiencias durante la escucha por Facebook, recibí, como ya lo había hecho un par de días antes, la clásica pregunta: «¿a ti es que no te gusta nada o qué?».

3 mar. 2012

La piel que habito, Crapsmith salva el pellejo


Despacho del señor Crapsmith, 2010


- ¡Por los cordones de mis mocasines! ¿Cómo narices se encenderá esta puñetera pipa?
- ¡Señor Crapsmith, señor Crapsmith! ¡Le traigo una idea! ¿Qué digo una idea? ¡Una IDEACA!
- ¡Si no es la manera de encenderme esta condenada pipa, no me interesa!
- Bueno, no… pero escuche igualmente: usted sabe que las películas de superhéroes están teniendo bastante éxito, ¿no? Pues cogemos a Iron Man, Thor, Hulk y el Capitán América, ¡y hacemos Los Vengadores!
- Pero… pero… pero eso es…
- ¿Sí?
- Eso… ¡eso es un tontería como una catedral! ¡Nadie va a querer ver eso! ¡Largo de aquí, tú, eh… este…!
- Joss Whedon, señor.
- ¡Pues largo de aquí, John Wesdon! Y ahora, ¿cómo narices se fuma en el cacharro este…?


Unos meses más tarde…


- Aaaaah, nada como un relajante puro para empezar el día…
- ¡Señor Crapsm...!
- ¡Señor Crapsmith, señor Crapsmith! ¡Le traemos una idea que le hará de oro!
- ¡Transmutación de la materia! ¡Justo lo que andaba buscando! Pero decidme, ¿quién narices sois vosotros?
- Yo soy Agust…
- Yo soy Pedro Almodóvar, y este de aquí es mi nada carismático hermano Agustín. No le deje hablar, nunca dice nada interesante.
- Pero si yo…
- Calla, Agustín, calla, que tú no tienes ni idea. Escuche, señor Crapsmith, lo que pasa es que quiero cambiar. Estoy harto de caer siempre en los mismos lugares comunes y de que me acusen de meter casi siempre a un travesti en mis películas. Señor Crapsmith, quiero hacer un thriller.
- ¡Hombre, un thriller! ¡Siempre dan beneficios! ¡Que si intriga por aquí, que si jamonas por allá, que si Nicolas Cage por todas partes…! Y dime, ¿tenías algo ya en mente, o…?
- Bueno, habíamos pensad…
- ¿Habíamos pensado? ¿Habíamos pensado, Agustín? ¡YO había pensado! ¡YO, el gran Pedro Almodóvar! ¡Tú a apoquinar el dinero y a callar!
- Pero es que…
- ¡Que te calles o te la ganas! En fin, algo había pensado, sí: un cirujano plástico ve cómo violan a su hija, que, traumatizada, acaba por suicidarse. Decidido a cobrarse su venganza, el cirujano provoca un accidente en el que el violador sale herido y, con el pretexto de operarlo de urgencia, lo desfigura horriblemente.
- Hombre, no está mal… pero precisamente el otro día estuve leyendo Tarántula, de Thierry Jonquet… y digo yo, ¿no preferirías que el cirujano, en vez de convertirlo en un adefesio, le cambiase de sexo para que se pareciese a su difunta y atractiva esposa? ¿Eh? ¡Así podríamos meter tetas!
- Pero es que no sé yo si…
- ¡Que sí, hombre, que sí! ¡Y le tiene encerrado… bueno, encerrada! ¡Juajuá! ¡Porque le cambia de sexo! ¡JUAJUÁ! ¡JUAJUÁ! ¡Madre mía!
- Pero oiga, señor Crapsmith, que nosotros no…
- ¡Callad, Almodóvares! ¿Qué sabréis vosotros? Escuchad al viejo Crapsmith, que yo sí que sé de estas cosas… bueno, pues al principio de la película sale un tipo disfrazado de tigre y se cuela en la casa del cirujano, y al ver al violador…