25 feb. 2012

Apocalipsis videobloguero




¿Cómo? ¿Pero qué es esto? ¿Quién es ese esmirriado individuo que les da la bienvenida a esta entrada de RduTcB? ¿Es posible que sea esta la semana en la que se publique la prometida pero utópica entrada sobre los videoblogs? La respuesta es NO SÍ. ¡Videoblogueros, casta deleznable la suya!

Los videoblogs son la forma más rudimentaria de comunicarse. Ya saben, ahora que todo el mundo tiene webcam (dejando obsoleta la pregunta «ola wapa tiens cam???»), son pocas las barreras que se interponen entre nosotros y el HORROR ABSOLUTO. Y es que es tan sencillo como abrir el Movie Maker y hale, ¡a grabar se ha dicho!

No importa no tener nada interesante que decir, no saber hablar delante de una cámara, titubear, expresarse MAL, no tener gracia, o ser rematadamente submental: teniendo un videoblog, todo se perdona. Y ya si tiene usted la fortuna de ser una gachí de buen ver, mejor aún: las visitas a sus vídeos subirán como la espuma, aunque lo más probable es que la mayoría vean sus videoblogs sin sonido mientras tienen las manos ocupadas. ¿Pero qué importa eso? ¡Mire cómo sube su contador de visitas, mire!


¡Cuánto daño han hecho!


Vea el videoblog que vea, mis sentimientos siempre son los mismos: vergüenza ajena y aburrimiento. Vergüenzajenimiento. Y créanme, he probado con los que siempre recomiendan: Jpelirrojo, Yellow Mellow, Bollicao, Salvador Raya, Elvisa… y nada. Me parecen algo atroz. En serio, ¿quién puede soportar el histrionismo del primero, los chistes que no entran y la cámara temblorosa de la segunda, la fijación con la condición sexual de la tercera, el submentalismo del cuarto o el ridículo del (o de la) quinta? Es algo que se me escapa.

23 feb. 2012

Bóinez vs. Villén

«It's so easy but I can't do it
So risky but I gotta chance it
It's so funny there's nothing to laugh about»



¡Una semana más, y dos días antes que de costumbre, vuelve RduTcB, el único blog que siempre tiene entradillas forzadas!

Cuando escribí la entrada sobre EL POGRAMA de Juan Muñoz, jamás pensé que iba a tener la difusión que tuvo. Hombre, sí, imaginaba que tendría más visitas de lo habitual, por eso de ser un programa programa desconocido y demás, pero ni por un momento se me ocurrió que en pocas horas se iba a convertir en la entrada más visitada de la historia de RduTcB.

En esto tuvo mucho que ver Menéame, que dio a conocer la entrada a mucha gente que, de otro modo, jamás hubiera conocido este blog. Y, como casi siempre que llegan lectores de Menéame, llegaron los insultos y demás, que fueron recibidos con HUMOR y carcajadas por mi parte.

Pasaron los días, y el tema se normalizó… hasta que el actor Enrique Villén comentó en la entrada. PUM. LOST. Como pueden leer, Villén recurrió al manido argumento (que ya cité yo en la entrada sobre los guiñoles franceses del sábado pasado) «si te critican es porque te tienen envidia».

En fin, yo contesté en el blog, pero mi sorpresa fue MAYÚSCULA cuando vi que Villén había comentado exactamente lo mismo en la página de Facebook de RduTcB, así que servidor copió y pegó el mismo comentario que había puesto aquí. Y se inició el debate, que Simó bautizó como Bóinez vs. Villén.

18 feb. 2012

España, esa guiñolada

«We'll laugh at that old bloodshot moon in that burgundy sky»



Una semana más, y tras haber sobrevivido al Huracán Muñoz, vuelve RduTcB, el único blog que se confunde con un foro.

Madre mía, la que se está liando en España, ¿eh? No, no hablo de la reforma laboral, ni de los recortes en educación, ni tan siquiera del asunto Lluis Vives: ¡eso son chorradas sin importancia! De lo que yo hablo, de lo que todos ustedes deberían estar preocupándose mientras se rasgan las vestiduras, es de los guiñoles franceses.

Sí, sí, ya saben, esos pérfidos monigotes de látex que OSARON hacer un sketch en el que se insinuaba que los deportistas españoles se dopan. ¡Cómo se atreven! ¡Hacer chistes en un programa de humor! ¡Intolerable! ¡Y encima no han dejado pasar unas semanas para hacerlos! ¡En un programa de actualidad! ¡Qué cabrones!


La gente se ofende por el sketch y no por el horrendo guiñol de Nadal. Así va el país.


Las reacciones a la guiñolada no se han hecho esperar: que si cartas de la Embajada de España en Francia, que si Wert diciendo que esto es «un ataque xenófobo intolerable», y, más importante incluso, el hashtag #PorElCierreDeCanalPlusFrancia. ¡Jajá, así aprenderán estos franchutes! ¡Que tiemblen ante nuestros hashtags!

Si atendemos a la masa enfurecida al clamor popular, la razón de ser de este sketch es la necia envidia. Ya saben, como cuando se quejaban ustedes de pequeños de que tal o cual niño en el colegio les había insultado y su abuela les decía que «lo que pasa es que te tiene envidia». Así pues, el pueblo está actuando de abuela para el deporte español: «no os preocupéis, bonicos, lo que pasa es que os tienen envidia».

11 feb. 2012

¿Qué fue de Juan «el otro de Cruz y Raya» Muñoz?

«No tengo ganas de ser gracioso
No tengo ganas, no me hagas reír
No tengo ganas de echar mano a la ironía
No tengo ganas de mentir»



Una semana más, y tras haber sobrevivido a una segunda era glacial en Salford, vuelve RduTcB, un blog cuyo autor se traga los más infumables pilotos para ofrecérselos en bandeja de plata.

Dúos cómicos. Martes y Trece, Tip y Coll, Faemino y Cansado, un par de Mongonymous cualquiera… Todos ellos, en un momento u otro, nos han hecho reír, pero, ¿qué pasa cuándo se separan? Pues, en numerosas ocasiones, que uno mantiene (más o menos) el nivel de éxito con el que contaba antes, y el otro se come una mierda no alcanza el reconocimiento deseado.

A veces, como les pasó a Pajares y Esteso, Josema Yuste y Millán Salcedo, o a los abofeteantes Bruno y Nino (o Nino y Bruno) de Muertos de risa, esta separación se debe a que los integrantes del dúo no se pueden ni ver. En otros, como en el de Cruz y Raya, sencillamente se debe a que cada uno quiere emprender sus propios proyectos. A José Mota le ha ido BIEN, ahí sigue, en La 1, haciendo lo mismo de siempre e infestando los hogares españoles en Nochevieja, pero, ¿qué fue de Juan Muñoz?


También conocido como «el rubio de Cruz y Raya», «el menos gracioso de Cruz y Raya» o, como yo lo llamo, «el más odioso de Cruz y Raya».


Tras separarse de Mota, Muñoz decidió, en vista de las circunstancias, contratar como agente al señor Crapsmith, quien sin duda fue el que le animó a violar una y otra vez el repertorio de Dire Straits o a aparecer en Callejeros ejerciendo de maestro de ceremonias de una fiesta de bar en Torrevieja. No, en serio. Vean, vean como Muñoz hace chistes sonrojantes y le tira cacho a todo lo que se mueve. El señor Crapsmith también produjo el piloto de una propuesta para un nuevo programa que quiso hacer… pero no adelantemos acontecimientos.

4 feb. 2012

Menos lobos, Grimm

Una semana más (bueno, sin contar la pasada), y tras haber sobrevivido a la escucha de diversas canciones populares valencianas, vuelve RduTcB, donde la suavidad se hace patente.

Como todos sabemos, el cine y la televisión se mueven por modas. Hace poco fueron los vampiros, después los zombis, y ahora es el turno de los cuentos de hadas. Es muy probable que hayan oído hablar ustedes de Once Up… un momento, ¡esta entradilla me suena!

Efectivamente, cuando hablé de Once Upon a Time (que tras el parón navideño ha vuelto a medio gas) dije que también me había puesto manos a la obra con otra serie que bebía de las caudalosas fuentes de la literatura infantil: Grimm. En los comentarios de la misma entrada, el bueno de @jordibal decía que se planteaba abandonarla por ser demasiado mediocre. Y qué razón tenía.


Acabemos cuanto antes: Grima. EL HUMOR.


La serie, producida por esa cadena de éxitos, la NBC (que si V, que si Héroes, que si The Cape…), nos cuenta la historia del detective Nick Burkhardt, a partir de ahora referido como Nick Burka, ya que es tan inexpresivo como si llevara puesta tan liberadora prenda. Un buen día, Burka empieza a ver cosas raras: programación aceptable en horario de máxima audiencia, entrevistas de calidad en El Hormiguero y, casi tan extraño, personas que se transforman en bicharracos.

Como todos ustedes han deducido ya, no es que Burka esté perdiendo la cabeza, sino que, como su tía moribunda le cuenta, es un Grimm, un cazador de monstruos salidos de cuentos. Naturalmente, no puede confesarle este terrible secreto a nadie, ni a su novia, ni tan siquiera a su compañero negro, cuyo nombre, en un alarde de racismo, jamás me molesté en aprender. Para evitarme tener que buscarlo en internet, ardua tarea, y en aras del HUMOR y la ORIGINALIDAD, lo llamaremos Compañero McNegro. Además, que tampoco es que sea un personaje demasiado relevante. Será porque es negro.