24 nov. 2012

El monstruo de Nix


«There is a light in the forest
There is a face in the tree»
Just the Right Bullets, Tom Waits




Una semana más, y tras haber sido entrevistado para un documental sobre series de animación (que sí, que es verdad), vuelve RduTcB, un blog en el que no se ensalza a Paulo Coelho.

Hace poco les hablé de La Cabina, ese festival de mediometrajes que se celebra en Valencia. Pues bien, una de las cintas que se proyectó fue El monstruo de Nix, un relato creado por el holandés Rosto. Supe de la existencia de esta obra hace unos meses por medio de la web oficial de Tom Waits, donde se anunció que el cantante/dios californiano iba a prestarle su voz a uno de los personajes. Y claro, en cuanto me enteré de que La Cabina iba a traer no solo el mediometraje, sino también a su director, me faltó tiempo para asistir.


Tuve la suerte de llevarme una de estas preciosidades firmadas por Rosto. Yo digo SÍ.


Sin destriparles demasiado, les diré que El monstruo de Nix cuenta la historia de Willy, un niño que un buen día descubre que un monstruo ha asolado su pueblo y secuestrado a varios de sus ciudadanos, incluyendo a su abuela. Willy, viendo que la desaparición de su abuela podría dejarle sin su suministro de croquetas, decide liarse la manta a la cabeza y partir en búsqueda del monstruo.

En su búsqueda, se encuentra con Virgil (Tom Waits), una golondrina monstruosa obesionada con los huevos, un guardabosques cobarde (Terry Gilliam) y los Langemannee, criaturas arbóreas que protegen historias y… bueno, mejor que lo descubran ustedes mismos.




El monstruo de Nix es una cinta que combina imagen real y animación… más o menos. Y es que, como contó Rosto, a Willy le interpretaba una actriz a la que luego se le sustituyeron algunas partes de su cuerpo (como la cabeza y las piernas) digitalmente. El resto de personajes están hechos íntegramente por animación, y podrían haber sido fruto de una extraña fusión entre Tim Burton y Cristal oscuro. Pero Tim Burton BIEN, ojo. Los diseños son oscuros, retorcidos y, en muchas ocasiones, bastante grimosos. «No será para críos, entonces», pensará alguno. Según Rosto, en los pases de prueba, a la mayoría de chavales les había encantado, mientras que eran los padres los que decían «ay, ay, qué mal esto, qué mal rollo». Cosas que pasan.


«¡Los Ramones son un grupo para punkis y rockerooooooos…!»


Llegados a este punto, creo que no puedo seguir ocultándoles la verdad: El monstruo de Nix es… es… un musical. ¡Un musical! ¡Un musical! ¡Un musicaaaal! ¡Un musicaaaal, todos a cantar y a bailaaaaar…! Euh, perdonen. Sí, es un musical, pero un musical BIEN. Ninguna de las canciones da vergüenza ajena, y son bastante interesantes. De hecho, el mediometraje ganó el premio de La Cabina a Mejor banda sonora. Leche, que incluso colaboran The Residents, eh. Poca broma con eso.

Rosto se declara poco amigo de los musicales. De hecho, dijo que su objetivo era comprobar si podía «hacer un musical que no fuera una mierda». Y lo consiguió, oigan. Tampoco hizo ningún daño que Tom Waits colaborase, claro, aunque cuando Rosto se lo propuso, el cantante le dijo que no sabría si podría, porque igual estaba «repartiendo pizzas». Joder, imagínense que le trae su pizza cuatro quesos un tipo con esta voz.


«Y entonces llamé a Tom y le dije, le digo…»


El monstruo de Nix es una cinta de animación original, en la que todos los mecanismos encajan perfectamente. Muchos de los recursos no se explican de forma explícita, algo que sin duda disgustará a los fans de Christopher Nolan, pero, de alguna manera, funcionan. Cuando vemos cómo funcionan las historias y los monolitos, lo entendemos. De un modo orgánico, está todo claro. Y eso es BIEN, maldita sea. Eso es BIEN.

¿Lo malo de la obra? Pues que, teniendo en cuenta cómo está la distribución de mediometrajes, lo más probable es que acabe siendo El monstruo de NLHVNLV: Nix Lo He Visto Nix Lo Veré. Y sería una pena, porque es una cinta más que notable, visualmente brillante y con algún que otro toque de humor genial. A mí, desde luego, me ha dejado con ganas de saber más del universo de Rosto.





Nota: para los que se vean desconcertados por los pandas, que revisen esta entrada añeja.