28 jul. 2012

El origen del tedio


«I saw the book fall from your hands
As you slowly died of boredom»
Hiding All Away, Nick Cave & the Bad Seeds



Una semana más, y tras haber realizado mis últimas colaboraciones en The Cinéfagos y Sinónimo de miscelánea, vuelve RduTcB, ¡UN BLOG NO MARIQUITA! ¡¡UN BLOG HETERO!!

Entre The Amazing Spider-Man, El hombre de acero, y la futurible y anunciada nueva saga de Batman (y no, no he visto The Dark Knight Rises) parece que tenemos reseteos para rato. Y, ¿qué conllevan los reseteos? Exactamente: tragarse de nuevo una película de orígenes. Yuju.

Parece ser que los estudios no confían en que el público conozca las raíces de personajes tan poco populares como Superman, nuestro amigo y vecino Spider-Man o Batman. ¡Ni que llevasen décadas publicándose sus cómics o hubiesen tenido varias películas y series televisión! ¡Ni que fueran figuras prominentes de la cultura popular del siglo XX!

Uno de los mayores aciertos del Batman de Burton fue contar el origen del cruzado enmascarado en un flashback, Y PUNTO. No es que Batman Begins fuera un coñazo (aunque muchos discreparán con esto), pero hay que tragarse una hora de puro trámite hasta ver por fin a Christian Bale ronqueras repartiendo guantazos. Bueno, o lo que Nolan entiende por «guantazos», que son peleas de patio de colegio. Ay, con lo acojonantes que son las peleas del Arkham City, que casi DUELEN de verdad los golpes…


«¡Mis padres han muerto! ¡NOOOOOOOOOOO!»


Y si la manera de contar el origen de Batman en la película homónima del sobrevalorado director ya estaba BIEN, para mí, el mejor ejemplo de cómo poner al espectador en antecedentes sin tener que someterle a un tedioso primer acto es la de El increíble Hulk, que revela todo lo que hay que saber sobre el gigante esmeralda en los créditos iniciales. ¡Y hasta sale el Hulk gris! Así SÍ.

Y hablando de Marvel, ¿qué necesidad había de volver a contar el origen de Spider-Man en The Amazing Spider-Man? Que sí, que lo han actualizado, que han cogido inspiración de la línea Ultimate y todo lo que ustedes quieran, pero, ¿no se puede contar de otra manera? ¿No se puede obviar, y que la película nos presente a un Spidey que ya lleva un tiempo ejerciendo de superhéroe?

En la nueva serie del trepamuros, Ultimate Spider-Man (que ya les recomendé por aquí), se quitan el asunto del origen y la explicación de los poderes mientras el cabeza de red se curte el lomo con un villano. Vamos, que SE PUEDE HACER. Luego los productores dicen cosas como «es que el público se lía» para justificar cosas como que el traje negro de Spider-Man 3 no fuera como el de los cómics o que Thor no hable de manera arcaica… pero cogemos la serie animada de los 90 de Spidey o Los Vengadores: ¡los héroes más poderosos de la Tierra! y, ¿qué tenemos? Que el traje era el de los cómics y que Thor habla como si viniese de una obra de Shakespeare. Moraleja: los críos son más listos que el espectador adulto medio, ¿no?


«¡EL TÍO BEN HA MUERTO! ¡Y ENCIMA A BAJA RESOLUCIÓN! ¡NOOOOOOOOOOOOO!»


Por supuesto, hay excepciones: tanto Iron Man como Capitán América: el primer Vengador cuentan con primeros actos intachables, en los que los hombres tras la máscara (o armadura) son tan interesantes como su vertiente superheroica. Bueno, puede que Steve Rogers no tanto, pero lo compensan con científicos locos y nazis soldados de HYDRA. Sin embargo, no me van a comparar a Tony Stark (o Robert Downey Jr., es difícil distinguirlos últimamente) con el sosainas del Peter Parker cinematográfico y la cara de pánfilo de Tobey Maguire. ¡No me van a comparar!

Y ahora, como no se me ocurre un buen párrafo de cierre, aprovecho para contarles que hace unas semanas abrí un Tumblr llamado Pero QUÉ DICE, en el que de vez en cuando sacio mi ansia de pies de fotos estúpidos. Y nada, eso. Que hace de reír y esas cosas. Je.

¡Ah, esperen! ¡Ya se me ha ocurrido un buen párrafo de cierre! ¿Qué? ¿Cómo que ya no quieren leer más? ¡Pero esperen! ¡Esperen un momento! ¡Esp