7 jul. 2012

El fenómeno fan, cansinismo sin par


«You walked into the hall of fame
And approached my imitators
Some were stuffing their faces with caviar
Some were eating cold potatoes»
Hiding All Away, Nick Cave & the Bad Seeds



Una semana más, y tras haber escrito una introducción forzada, vuelve RduTcB, un blog sin fatlas de ortografia.

Si hay algo que resulta molesto, son los fans cansinos, los FANPESAOS. Ya saben, los mismos que consiguen que cada semana tengamos un TT de Justin Bieber (o, últimamente, de One Direction), los que insisten con avidez en que se lean Naruto «que está muy chulo, es como Dragon Ball pero MEJOR», los que dan la tabarra con Steve Jobs o, sin ir más lejos, los que salieron el pasado domingo noche a berrear «¡YO SOY ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOL!» y aporrear el claxon como si no hubiera un mañana.

Qué horror, ¿no creen? Una cosa es tener aficiones, y otra muy distinta es dejar que le gobiernen a uno, como si de un fris cualquiera se tratase. Vamos, que no es lo mismo que a uno le gusten los Rolling Stones que ir disfrazado (sí, DISFRAZADO) de Keith Richards y contestar a todo con frases de sus canciones:

- ¿Qué tal?
- Pues mira, I can’t get no satisfaction.
- ¿Has ido a la iglesia?
- No, yo tengo más sympathy for the Devil, eh.

Y así.


«No es amor, lo que tú sientes se llama OBSECIÓN».


Los fans BRASAZAS pueden provocar el efecto contrario al deseado: que en vez de que a uno le entren ganas de compartir su afición, lo manden a cagar fuerte. Este fenómeno fue bautizado por el focoforero 1977 como «NLHVNLV», siglas de «no lo he visto ni lo veré», frase nacida del hastío provocado por cualquier tío pesao que insiste en que uno lea la trilogía Millenium, vea la última película de Malick o siga esa nueva serie que está llamada a ser «la nueva Perdidos» y que suele acabar siendo la nueva FlashForward.

Jamás entenderé a esas (porque suelen ser mujeres, pícaras, como decía el Fary) acérrimas fans desesperadas que odian a la nueva novia de su objeto de admiración porque, según creen, se interpone entre ellas y su HAMOR platónico. Y es que, como todos sabemos, si la Yoli no está saliendo con Justin Bieber es por culpa de esa zorrupia de Selena Gómez, del mismo modo que Laura no es la mujer de Johnny Depp porque esa arpía de Vanessa Paradis lo ha estado acaparando durante más de diez años, ¡la tía puta!


Cociente intelectual sumado de todos los integrantes de la foto: 42. Also, LA TÍA DE LA DERECHA.


Otro tema sobre el que no me extenderé demasiado, que para eso ya lo tienen más o menos tratado en Orgullos vergonzantes (artículo ampliado y mejorado en #nocabeenuntweet) es la afición desmedida a los equipos de fútbol. ¿Qué sentido tiene defender a capa y espada un grupo cuya alineación cambia cada equis años? No es como ser fan de un grupo, cuyos miembros suelen ser más o menos los mismos (salvo que sean los Guns N’ Roses, claro), no: aquí es VIVA ESPAÑA, MERCHE, ¡Y MECAGÜEN LA LECHE COMO ALGUIEN SE META CON ELLOS, HOMBRE YA! Y claro, como ganen, la fiesta padre, a gritar y aporrear el claxon, y si se puede quemar algún contenedor, pues mejor que mejor. Y si pierden, pues también, que esos contenedores van provocando, los muy judíos jodíos.

Con todo, lo peor de los fans PELMAZOS es lo fácil que es unirse a sus filas. Seguro que ustedes, como yo, han intentado en más de una ocasión que sus conocidos compartiesen alguna de sus aficiones, esas que cultivan con tanta avidez. Probablemente, no les habrán hecho mucho caso (y es que a veces cuesta engancharse a cosas nuevas), y ustedes habrán insistido, y nada, y más insistencia, y nada, y más insistencia, y nada, y dale con insistir, y al final, tocotó: NLHVNLV.

Así que, ya saben: no sucumban ante la plaga de los fanpesaos, por el bien de usted y el de los demás. Y ahora que ya han leído la entrada, ¿han escuchado algo de Tom Waits? Es muy bueno, eh. Unas letras cojonuten, las de Tom Waits. Y qué música, ojo. Madre mía. Si es que sabe reinventarse mientras sigue siendo perfectamente reconocible. Muy bueno Tom Waits, la verdad. Muy bueno. Escúchense algo, que les va a gustar. Que sí. Que es la hostia, Tom Waits. En serio. Tom Waits BIEN. Ya lo creo. Hale, a escuchar.