17 sept. 2011

Un tipo de Erasmus

«Why should I know,
And why should I care?»
She’s Not There, The Zombies (versión de Neko Case & Nick Cave)



Si están leyendo esto, es que estoy de Erasmus. Así es, como algunos de ustedes ya sabrán si son asiduos a mi Twitter, Formspring o alguna de esas chorradas, este año mi novia y yo estudiaremos en Inglaterra, concretamente en Salford, al lado de Manchester. Y más concretamente, en Salford Quays, una zona muy bonica, no como el resto de la ciudad, que es horrible poco agraciada.

¿Por qué les cuento esto? Pues porque puede que durante un tiempo (esperemos que poco) no haya actualizaciones en RduTcB, básicamente porque hay que instalarse, contratar internet, habituarse al entorno, enterarse de dónde están las cosas, etcétera. Ojo, que igual se soluciona todo en nada y puedo mantener el ritmo habitual, pero por si acaso. Aunque como habrán visto, este verano el ritmo ha sido algo irregular. Acháquenlo al calor, a los papeleos y a los socialistas, que parece ser que tienen la culpa de todo.

«¡De Erasmus! ¡Jejé! ¡No vas a dar ni palo!». Eso es lo que se suele oír cuando se da la noticia. Bien, parece ser que, efectivamente, la tónica general es esa, cogerse dos o tres asignaturas y tocarse las narices el resto del año. Pues bien, no es mi caso. De haber hecho tercero de Traducción en España, hubiera tenido 60 créditos. Yéndome a Inglaterra, tengo también 60, ya que he cogido todas las asignaturas que he podido (incluyendo una de cuarto para compensar el hecho de que haya un par de asignaturas que prefiera cursar en España) y he procurado que TODAS fueran equivalentes a las que hubiera cursado aquí.


«¡ORGASMUS! AJAJAJAJAJAJAJAJJAJJAJAOAOAJAJAJJAJJJ»


Y es que, la verdad, creo que es lo que debería hacer todo el mundo. La beca Erasmus no está para aprender un idioma, sino para ampliar los conocimientos de la carrera que uno esté estudiando. Si quieren aprender idiomas financiados por el Ministerio, pídanse una beca de verano, pero NO un Erasmus.

10 sept. 2011

A hostias con los niños (o héroes canguro)

Llega un momento en la vida de todo héroe de acción en el que debe dejarse de machacar terroristas, proteger la vida del presidente de los Estados Unidos y acabar con pérfidas conspiraciones internacionales para cumplir con su verdadero objetivo: hacer de canguro de un grupo de repelentes niños. Le pasó a Schwarzenegger, le pasó a Vin Diesel, le pasó a Jackie Chan, le pasó a The Rock y, con suerte, no le pasará a Jason Statham.

El planteamiento de estas películas es bien sencillo: el actor protagonista suele interpretar a un policía/soldado que recibe la misión de proteger a unos niños, cuyo padre suele ser un congresista, el testigo de algún crimen o cualquier memez de esas. En cualquier caso, el héroe se enfrenta a su misión con reticencias para acabar HAMANDO a los niños como si fuera uno más del clan. No puede faltar la escena en la que uno de los niños le diga «te quiero, Héroe McDeacción», así como el cómico cambio de pañales. ¡Es gracioso porque el protagonista no está acostumbrado! ¡JOAJOAJAOAJAJAOAJAO!