25 jun. 2011

¿Quiere un Oscar? ¡Protagonice un biopic!

El otro día, durante una de mis frecuentes ensoñaciones diurnas, desfilaban ante mis ojos diversas maneras de alcanzar la fama o, al menos, cierta notoriedad: publicar un libro, descubrir la cura contra el cáncer, descuartizar a Justin Bieber y exhibir su cabeza en una pica, dar un golpe de estado y doblegar a España bajo el Puño de Bóinez… en fin, cosillas que, de un modo u otro, harían de este humilde bloguero un personaje destacable y que, con el paso del tiempo, acarrearían el rodaje del biopic de rigor sobre mi persona.

Sí, amigos, un biopic. Ya saben, una de esas películas biográficas que, desde hace unos cuantos años, invaden las carteleras y monopolizan los Oscar a Mejor actor y Mejor actriz. Y es que, no lo neguemos, protagonizar un biopic es garantía de irse a casa con un señor dorado debajo del brazo, y no estoy hablando de Tony Stark y su Mark II.

Los que tienen la desgracia de conocerme en persona ya llevan años oyéndome hablar de cómo hacer quinielas con los Oscar perdió toda su gracia (si es que la tuvo alguna vez) desde que la fórmula Personaje real + Película = Oscar se impuso. Sin embargo, antes de empezar a escribir esta entrada, dudé. ¿Y si era solo una sensación mía? ¿Y si realmente los protagonistas de los biopics no copan la lista de galardonados? ¿Y si resulta que Cisne negro sí es una buena película, después de todo? Por suerte, un repaso a las listas de la última década de los ganadores de la categoría de Mejor actor principal y Mejor actriz principal demostró que no erraba, así como el hecho de que también hay cabida en los Oscar para actrices lamentables como Sandra Bullock y Natalie Portman (precisamente por Cisne negro, AY PAPÁ).

18 jun. 2011

Fracaso escolar: Entidad Sobrenatural Oculta

«Oily night, oily night»
Oily Night, Tom Waits



Cuando hace unas semanas pedí que me recomendasen películas atroces para poder comentarlas aquí, jamás imaginé que @freddyvoorhees iba a ser tan desalmado como para recomendarme ESO. E.S.O. Entidad Sobrenatural Oculta, que así se llama la peliculita de marras. Cine español (bueno, català) del güeno. El bueno de Freddy ya me advirtió de que la había visto en pase de prensa y había habido risas, cuando la película es pretende ser de terror. Además, he de agradecerle que me pasara los enlaces de descarCOMPRARA la película para que la pudiera ver desde la comodidad de mi sofá. Gracias, Freddy. Ahora alcanzo a comprender lo que sufrió usted con Trío de ases.


Adonde no querré volver es al cine.


Con un título tan sonrojante que incluso podría habérseme ocurrido a mí, E.S.O, nos cuenta la historia de un grupo de chavales que, para celebrar el cincuentavo quincuagésimo aniversario de su instituto (¿lo pillan? ¡Por eso la peli se llama E.S.O!), deciden hacer un trabajo sobre la historia del mismo. Bueno, no es que lo decidan ellos, se lo propone Silvia Abascal. Y a Silvia Abascal hay que hacerle caso, que sale en Piratas.

Aunque bueno, aquí estamos hablando de adolescentes y, ¿cuándo se ha visto que los adolescentes hagan algo desinteresadamente? JAMÁS. Por eso, Silvia Abascal les ofrece un incentivo, lo que todos los chicos de la edad de los protagonistas (no lo olvidemos, unos trece o catorce años) desean. No, no hablo de entradas gratis para Pachá, ni de poder tocar pechuga, sino de un educativo viaje a Florencia, cuna del arte renacentista y con una arquitectura bellísima. Como es natural en los jóvenes de hoy en día, los alumnos se muestran entusiasmados. No, en serio. Lo flipan. Eso sí que son jóvenes con inquietudes, y no los que salían en Física o química. El caso es que, en sus investigaciones, descubrirán cosas mu’ malas y mu’ sobrenaturales… aunque no será hasta bien entrada la mitad de la película.

11 jun. 2011

El picnic nacional


«I wanted to be your Superman, but I turned out such a jerk»
Abattoir Blues, Nick Cave & the Bad Seeds



Llevaba ya algún tiempo queriendo hablarles del movimiento 15M, ya saben, las distintas acampadas que, con mayor o menor afluencia de asistentes, han ido estableciéndose por casi toda la geografía española con el objetivo de lograr un cambio en la situación actual. Pues bien, como ya sabrán, mañana se desconvoca la acampada Sol, posiblemente la que ha tenido mayor relevancia y presencia en los medios; y los que decidan permanecer acampados lo harán a título personal.

Pero, digo yo, ¿acaso los acampados no se manifestaban a título personal prácticamente desde el principio? Porque, vamos a ver, que yo sepa, en el manifiesto de ¡Democracia Real YA! no se contemplaba nada de igualdad del lenguaje, reivindicaciones republicanas, anárquicas ni, muchísimo menos, soplaguindeces homeopáticas.

¿Qué ha pasado con el movimiento? ¿Por qué mucha gente lo considera como un circo? ¿Es cierto que son todo perroflautas? ¿Es Toni Genil el equivalente español de Frank Lapidus? Puede que para lo último no tenga respuesta, pero permítanme que les ofrezca mis pensamientos acerca de todo este asunto de las acampadas.