27 ago. 2011

El curioso caso de Benjamin Banner




Con el estreno de Los Vengadores cada vez más cerca (el 4 de mayo, lo sé, pero un hombre puede soñar…), comienza la filtración de datos sobre la película. Que si un vídeo del rodaje por aquí, que si una descripción de un tráiler por allá, que si carteles de los personajes… pero lo que el público quiere ver es tetas a Hulk, esta vez encarnado por Mark Ruffalo.

Y es que, si por algo se ha caracterizado el paso del gigante esmeralda por el cine de la última década es por el cambio de actores, algo que, como afirma @HULKENFURECIDO, ha conseguido que el pobre Banner tenga una crisis de identidad.

Si les parece, en esta entrada haremos un repaso a las distintas encarnaciones que ha tenido Hulk en el cine de los últimos años. Y si no les parece, también, porque esto ya está escrito y tampoco es plan de cambiarlo todo solo porque a ustedes no les apetezca. Que es mi blog, ya está bien.


«¡HULK APLASTA PATÉTICO BLOG!»


En 2003, Ang Lee tuvo la feliz idea de jodernos el verano con su adaptación de Hulk, una película que nos mostraba a un Banner atormentado que, durante dos horas y media, le daba vueltas a su conflicto con su padre, la dualidad entre el bien y el mal, su relación con Betty Ross y caniches mutantes. Sí, caniches mutantes. «Tampoco hay que culpar a Ang Lee, que a fin de cuentas el guión no es suyo». Cierto, pero fue él el que encargó a James Schamus, guionista de Tigre y dragón y La tormenta de hielo, que reescribiera el guión para hacerlo más profundo y, para qué engañarnos, aburrido. Porque vamos a ver, cuando uno va a ver una película de Hulk, espera acción, emoción y sopapos sónicos, pero sobre todo espera a Hulk. Y en la película de Ang Lee tarda HORA Y MEDIA en salir. Y cuando sale, su aspecto es bastante ridículo. Y la película sigue siendo un soberano coñazo.



No ayuda que el actor protagonista sea Eric Bana, al cual sospecho que solo contrataron por la similitud fonética de su apellido con Banner. El pobre Bana se pasa media película de un lado para otro con cara de despiste y retardismo, y cuando se transformaba, pues… bueno, mejor que lo vean ustedes mismos. Además, Nick Nolte hacía doblete como padre de Banner y Hombre Absorbente y… pues meh. Como villano parecía tan gratuito, tan sacado de la manga, que daba igual.

Sí hay que reconocerle a Lee el mérito de querer acercarse al lenguaje de las viñetas y partir la pantalla para mostrar diversas acciones simultáneamente. El problema es que está hecho con tanta torpeza que el resultado es poco menos que mareante. Súmenle a eso un niño de ocho años que tenía al lado en el cine, preguntando cada dos por tres «¿Y cuándo sale el señor verde?» incluso cuando ESTABA EN PLANO y ya se imaginarán qué recuerdo guardo de la película.

Mucho mejor fue el reinicio de la franquicia El increíble Hulk, con Edward Norton como el coloso verde, y Tim Roth como la Abominación, un villano a la altura. Además, el inicio mostraba la primera (y única por ahora) aparición del Hulk gris. Miren, miren a partir del minuto 0.56. La película, que ya forma parte del universo cinematográfico de Marvel, era una maravilla para los fans: referencias a Rick Jones, a Nick Furia, al Líder, al Capitán América… hasta el mismísimo Tony Stark hace su aparición en una película que se dejaba de zarandajas y nos daba a un Hulk en su salsa: reventando tanques, moliendo a palos a la Abominación, dándole una patada en la cara a Tim Roth y gritando el clásico «¡HULK SMASH!». Aunque, en un alarde de monguismo por parte del traductor, en la versión española lo que berrea es «¡EL ATAQUE DE HULK!». Sin comentarios.


Hulk teniendo unas palabritas con el traductor.


¿Qué nos depara el futuro? Pues a Mark Ruffalo interpretando a Banner/Hulk, lo que traerá consigo otro rediseño del personaje. Por lo que se ha podido ver en los carteles, el «nuevo» Hulk será más simiesco, más brutote, más bestiajo, más Hulk, en definitiva. Pero, ¿qué pasa con Banner? Si en Hulk era un Banner demasiado estúpido y alelado, en El increíble Hulk era demasiado aventurero y espabilado. ¿Será Ruffalo el Banner definitivo? A primera vista, lleva chaquetita de pana, lo que es signo inequívoco de que es un pardillo, pero por otro lado, sigo viendo demasiado machote, demasiado cachas a Mark Ruffalo como para ser un Banner creíble. Este Banner no es un tirillas, es fuerte como un búfalo. BÚFALO. AJAJAJJEJJAJJEJOAJAOJAJ


«¡Hulks, Hulks! ¡Bruce Banners, Bruce Banners! ¡Toooodos quieren ser los campeooones!»


Chorradas aparte, esperemos que Hulk encuentre un poco de estabilidad tras Los Vengadores, donde esperemos que aplaste más que nunca. Y además, no olvidemos que Guillermo del Toro está preparando una serie de televisión para ABC, que será independiente de las películas y que «se ajustará más a los orígenes». ¿Significará eso que tendremos al Hulk gris? ¿Aprovechará Guillermo del Toro para mostrar algún órgano o feto metido en un frasco, cosa que tanto le gusta? ¿Seguirá Lou Ferrigno poniéndole voz a Hulk, como en la serie original, El increíble Hulk y Los Vengadores? El tiempo lo dirá, pero lo que yo espero es que Hulk APLASTE las audiencias.