21 may. 2011

Apocalipsis YA

«Hear the trumpets, hear the pipers
One hundred million angels singing
Multitudes are marching to the big kettledrum
Voices calling, voices crying
Some are born and some are dying
It's Alpha and Omega's kingdom come»


Hola, ¿qué tal llevan lo del fin del mundo? ¿Cómo, que no se habían enterado? Pues sí, hoy se acaba el mundo. Qué putada, ¿eh? Nos vamos a quedar sin ver Los Vengadores, y miren, eso a mí me da mucha rabia.

De todos modos, reconozcámoslo: las señales eran claras. El estreno de Piratas, Sandra Bullock ganando un Oscar, el otro día, cuando en una cafetería me dieron cuatro céntimos menos en el cambio… Sí, amigos, el arrebatamiento va a llegaaaaaaaaaarl, y nada se puede hacer para evitarlo, o al menos eso es lo que proclaman ciertos grupos de dementes ultracreyentes. Sí, según la Biblia (¿cuándo nos ha mentido ese libro?), llegará el día en que Poochiecristo vuelva, comprensiblemente cabreado por lo de la crucifixión y eso, y traiga el Apocalipsis consigo. De todos modos, y para que no se diga, si se ha sido un buen cristiano (y ya saben lo difícil que es eso), ascenderán al Cielo y podrán reírse de los que sufrirán en la Tierra. «¡JAJA! ¡QUE SE JODAN! ¡QUE HUBIERAN REZADO MÁS, LOS MUY CABRONES!».


Vean esta foto mientras escuchan esto.


¿Y por qué tiene que ser precisamente HOY el día del arrebatamiento? ¿Es para que no veamos el próximo episodio de Doctor Who? ¿Para que Piratas del Caribe: En mareas misteriosas no reviente las taquillas? Bueno… no exactamente. Parece ser que el arrebatamiento ya sucedió hace algún tiempo. Y varias veces. Más de diez. Por ejemplo, los Testigos de Jehová, muy metódicos ellos, aseguraron que el fin del mundo sería en 1914. Cuando pasó 1914 y vieron que ahí no había pasado nada, dijeron que bueno, que «de 1918 no pasa, ya veréis». Pero pasó, por lo que, para ir sobre seguro, retrasaron un poco la fecha, hasta 1925, para ser exactos. «Muy mal se tiene que poner la cosa para que en siete años no se vaya todo al infierno», fue su razonamiento. Y bueno, hubo una guerrilla y tal, pero el mundo siguió ahí, orbitando tan tranquilo. «¡No pasa nada! ¡Tranquilos todos! ¡En 1942, se va todo al carajo, SEGURO!», pero no. Y ahí siguen, que si sí que si no.


Menos mal que el señor Harold Camping (jejeje, Camping), el presidente de la emisora cristiana Family Radio (AY PAPÁ), sabe de lo que habla, y ha asegurado que el arrebatamiento tendrá lugar el 21 de mayo de 2011. Vamos, hoy… o el otro día, si están leyendo esto en el futuro, desde el Cielo o el Infierno, según su karma. Dice el señor Camping (jijiji) que hoy será cuando el tres, ojo, el TRES por ciento de la población mundial será salvado por Jazú, habrá unos terremotos de la leche hacia las seis de la tarde o por ahí y, en octubre, el fin del mundo, aunque también puede ser que las dos cosas sean hoy. Según le dé a Poochie. ¿Y cómo está tan seguro de que es cierto? Bien, según afirma, «sé que es absolutamente cierto, porque la Biblia siempre dice verdades absolutas». Leche, pues ante eso no hay contraargumento. Ahí me ha pillado *ejemadányevaejemmultiplicacióndepanesypecesejem*.


«¡Te pego, leche! ¡YO TE PEGO!». No todo era buenrollismo con Jesús.


Como ya saben ustedes, esto no son más que chorradas más grandes que un niño de cinco años, pero hay gente que se las cree. ¡Como si no tuviéramos ya bastante con los chalados de los mayas! «¡Ay, que en 2012 se acaba el calendario maya!». Bueno, a mí cuando se me acaba el calendario me compro otro, y lo mismo hacían los mayas, que tenían otro preparado para el fin de este, pero bueno. El caso es que estoy seguro de que ahora mismo, mientras escribo estas líneas, hay familias discutiendo sobre el fin del mundo:

- ¡Jose, hazte la cama!
- ¡No quiero, mamá! ¡Total, hoy se acaba el mundo!

- Papá, tengo que matricularme para la universidad, ¡en septiembre empiezo mi primer año!
- Verás, Eufrasia, hija mía… cuando naciste, supimos que no llegarías a ir a la universidad porque el mundo se acabaría antes. Ese fue uno de los motivos por el que te pusimos un nombre tan feo, dicho sea de paso, y también la razón por la que no ahorramos ni un chavo para tu educación.

¿Se imaginan la cara de toda esta gente cuando pase el día y todo siga como antes? Les prometo que me encantaría poder verles por un agujero en la pared, a lo voyeur. «Pero… pero… yo creía que a esta hora estaríamos todos muertos… ¿y qué hago yo ahora con la hipoteca? ¡Que me gasté todo el dinero anteayer en comprar este letrero de neón gigante que pone “¡VIVA EL FIN DEL MUNDO!” y no me queda nada! ¡Estoy arruinado! ¡AY LA MADRE QUE ME PARIÓ!». ¿Y qué me dicen del cachondeíto que van a tener que soportar? Los compañeros de trabajo diciéndoles «¿Viste anoche Apocalypse Now?», cantándoles It’s the End of the World as We Know It (And I Feel Fine)… Va a ser brutal, en serio.


Vale que Batman vuelve era algo floja, pero de ahí a decir que se acaba el mundo…


Y es que hay gente que tiene unas ganas tremendas de morirse, y hace todo lo que pueden por acelerar el proceso. Conducen borrachos, hacen picnics en los alrededores de Chernóbil, no se pierden ni un episodio de Los Quién... En fin, le pese a quien le pese, el mundo no se va a acabar hoy, así que seguimos en contacto, queridos lectores. Ya saben, cada sábado, aquí, en RduTcB.


P.D.: ¿Se imaginan que ahora cae un meteorito justo en mi cuarto y no puedo seguir actualizando? ¿No sería EL HUMOR? Pero eso es ridículo, por es imposible que eso pase. Uf, empieza a hacer calor… es como si un inmenso cuerpo celeste se acercase a mi ventana a una velocidad vertigin