1 mar. 2011

¡Que te unfolloweo, leche!

«¡Que te pego, leche! ¡Yo te pego!»
¡Que te pego, leche!, José María Ruiz-Mateos



A la pregunta «¿Hay algo peor que la muerte?», muchos responderían «sí, el sufrimiento», otros dirían «la soledad», e incluso «las películas de Jason Friedberg y Aaron Seltzer». Pero otro grupo de personas afirmaría, sin que les temblasen las canillas, lo siguiente: «el unfollow».

Sí, amigos, ya saben de lo que les estoy hablando. Esas personas que, cuando les dejan ustedes de seguir en Twitter, enfurecen, echan espuma por la boca, salen de casa con su escopeta cargada y acaban detenidos por la Policía Montada del Canadá.

Pero, antes de meternos en harina, repasemos los tres motivos principales por los que la gente deja de seguir a los demás en Twitter:

- No le han devuelto el follow: Así es. Hay gente que sólo sigue por interés. Por el interés te quiero, Andrés, que dice el refrán popular. Claro, que también está el de a quien buen árbol se arrima, buena sombra se cobija, que dice lo mismo, pero con connotación positiva. Así es el refranero español, que siempre tiene su contrapartida y… ¿por dónde iba? ¡Ah, sí! Que hay gente que le empieza a seguir un lunes y, si el miércoles no le sigue usted a él también, dígale adiós, porque dejará de seguirle. Y yo me pregunto, ¿qué sentido tiene? ¿Acaso ganan algo por tener más seguidores? Sí, claro, a todos nos hace ilusión ver que hay gente que nos sigue y tal, pero yo prefiero tener menos seguidores y saber que me siguen porque les interesa lo que digo a que me sigan por puro interés.
- Le han dejado de seguir: Esto puede pasar. Empieza usted a seguir a una persona, y ella a usted también. Sin embargo, algo falla. Algo va MAL. Con el tiempo, a usted dejan de interesarle sus tuits, y no ve más remedio que el unfollow. Lo hace… y al día siguiente se entera de que él también le ha dejado de seguir a usted. Su relación no era sincera.
- Ya no le interesan sus tuits: Como decía en el motivo anterior, usted deja de seguir a alguien porque ya no le interesan sus tuits. En el caso de que la otra persona no le siguiese a usted, pues nada, todos tan pinches panchos. Si la otra persona le seguía a usted, es posible que pase lo expuesto anteriormente o que aún le siga, lo que puede deberse a que a) no se ha enterado del unfollow o b) se ha enterado, pero sus tuits le siguen interesando.

Pero todo esto no pasaría de mera anécdota, de no ser porque hay cierto tipo de usuarios que se toma cada unfollow como una afrenta personal. Lo sienten como un insulto hacia su persona. Como una puñalada. Como una afrenta titánica que no debe quedar sin respuesta. Y entonces, te lo dicen:

«Eh, tú, ¿por qué *taco opcional* me has dejado de seguir?»

Claro está que están en su derecho de preguntar, ¿y por qué no? Tal vez sea genuino interés. Tal vez quieran tomar nota de sus errores (si los hubiera) para poder mejorar. O, tal vez, sencillamente quieran que uno recule y diga «uy, perdona, me he equivocado, ahora te vuelvo a seguir». Me consta que hay gente que lo hace, pero yo no le veo el sentido. A fin de cuentas, Twitter es una red social que se basa principalmente en los contenidos. Si una persona tuitea sobre cosas que a mí, personalmente, no me interesan, no debería haber ningún problema en que le deje de seguir, ¿no? Pues lo hay.



El loro tiene razón. Pájaro listo.


Más de una vez me he topado con gente que se ha enfadado por mi unfollow y ha empezado a decirme que «me seguían por costumbre» o que «no me hace gracia tu humor». Y yo digo: ¡haberme dejado de seguir antes! Yo no obligo a nadie a que me siga (¿aún no me siguen?), y no les otorgo más importancia a los unfollows (¿de verdad que aún no me siguen?) de la que se merecen. Es decir, ninguna. De verdad, si ya me siguen y no les interesa lo que tuiteo, dejen de hacerlo. Sin rencores.

Compartiré con ustedes mi Lista de las Preguntas y Posibles Motivos por los que Algún Gaznápiro Me Deja de Seguir, o, como yo la llamo, ¿Otro que me deja de seguir?:

¿Me había empezado a seguir hace poco y yo a él no?
¿Le había dejado de seguir yo hace poco?
¿Me ha dejado de seguir sin más?

Si la respuesta a alguna de las dos primeras preguntas es afirmativa, no me preocupo. Si es negativa y la tercera es afirmativa… pues tampoco. Probablemente no compartiría mi tipo de humor o, sencillamente, no le interesaba lo que tuiteaba. Es normal. Esas cosas pasan. ¿Y?

Por suerte, y pese a todo, Twitter es una red social a la que yo digo SÍ y que me ha servido para entrar en contacto con gente de BIEN. Lo importante es, como con casi todo, no tomárselo demasiado en serio, relajarse y disfrutar*


*Y seguirm… no he dicho nada.