25 sept. 2010

Pero QUÉ DICE: aborto taurino

"Eh, lectores, MC Boiner les respeta y les saluda
Desde el cuarto de su casa escribe esta entrada tan sesuda.
Si me siguen en Twitter ya saben de qué va
La tontería de MC Boiner y su estúpido rap"
Enter MC Boiner, MC Boiner



Si aún siguen aquí después de haber leído la estupidez anterior, ¡enhorabuena! Podrán asistir a la inauguración de un nuevo apartado: Pero QUÉ DICE, donde trataré temas que me han dejado de pastaboniato al enterarme.

Imagino que todos ustedes saben que Cataluña prohibió hace dos meses las corridas de toros. Ya saben, Internet se llenó de chistes onanistas al respecto y jijí jajá y todo eso. Tronchante, vamos. Evidentemente, no tardaron en alzarse algunas voces que afirmaban que la prohibición tenía más que ver con separarse de la identidad española que con el rechazo al maltrato animal. Y, como era de esperar, se alzaron otras voces (El alzamiento de las voces, de Isabel Coixet... podría pasar, y lo saben) que, con acento catalán, negaron rotundamente que hubiesen prohibido las corridas de toros por ese motivo, ¡faltaría más!

Pues bien, esta semana los correbous se han librado de cualquier prohibición, según ha votado el Parlamento catalán. Pero QUÉ DICE. Para los que no lo sepan, entre las variedades de correbous están el toro embolado, en el que al toro se le endosan dos bolas de fuego en las astas y se le tiene corriendo de un lado para otro mientras las chispas le queman la piel y los ojos; y el capllaçat, en el que al toro se le ata por las astas y se le arrastra por la calle.

21 sept. 2010

¡Lectores, reuníos!

¡Hola, frises lectores! Sí, sí, ya sé que llevo un par de semanas sin actualizar, pero no teman (o sí), que este fin de semana contarán con una entrada a la vieja usanza. ¿Esta entrada? Pues verán, es para proponerles algo…

El 28 de noviembre Reflexiones de un tipo con boina cumplirá un año, y había pensado hacer un post especial para celebrarlo (?).

Pero para ello, necesito su ayuda. ¡SU AYUDA, LES DIGO! ¿Quieren hacer algo y mandármelo para que lo publique en una fecha tan poco señalada? ¿Quieren contar al mundo cómo este blog arruinó sus vidas? ¿Quieren dibujarme rodeado de simios y fumando una pipa de burbujas? ¿Sueñan con poder cantarme las cuarenta y además contar con mi beneplácito? Pues ya sabe, eso (y lo que quieran) pueden hacerlo y mandarlo a reflexionesdeuntipoconboina@gmail.com




La idea es hacer un post con las cuatro cosas que me lleguen tooodo lo que me llegue. Sería algo curioso y entrañable (como las Navidades o la matanza del gorrino) y una forma de estrechar lazos con ustedes, queridos, queridos, ¡QUERIDOS! lectores. Si quieren que les enlace a alguna web suya (o su cuenta de Twitter, Facebook o lo que quieran) en el post, díganmelo en el mail.

Va, que tienen dos meses para hacer algo. ¡No me sean vagos!

P.D.: Se gratificará con un "GRASIAS HAMIJO" a todas las colaboraciones recibidas.

5 sept. 2010

Yo digo NO: los frises

“She's a super freak, super freak
She's super-freaky, yow!”
Super Freak, Rick James



Así como Sherlock Holmes tiene a Moriarty, Jacob tiene al Hombre de Negro y Punset tiene a la Esteban, la sección Yo digo también tiene su reverso tenebroso: Yo digo NO, donde se tratarán temas que merecen mi más absoluta y exagerada condena.

Hace poco, y por culpa de gracias a Randy Meeks, vi este vídeo. Cuando dejé de echar espumarajos por la boca mientras gritaba, semicatatónico, “¡EL HORROR! ¡EL HORROR!”, me invadió la vergüenza ajena, y no sólo por el hecho de que haya gente que vaya a El diario a buscar pareja, ni por el continuo grongroneo ronroneo del majadero en cuestión (que a fin de cuentas, tampoco es culpa suya), sino por la actitud de “¡Soy friki! ¡Soy friki! ¡Todos me adoran! ¡Soy DIFERENTE! ¿Me oyen? ¡DIFERENTE!” que mantiene nuestro amigo Otaku McFris.

Ojo, que no tengo nada contra los aficionados a los cómics ni a lo que, en general, se denomina mundillo friki. Yo mismo he jugado a rol, buceado en los Final Fantasy, asistido a los Salons del Còmic de Barcelona y demás, pero jamás he permitido que mis aficiones eclipsasen los demás aspectos de mi vida, como les pasa a tantos de estos autodenominados frikis, que suelen despertar en mí emociones que navegan entre el desprecio y la compasión. Por muy originales que se crean, todos están cortados por el mismo patrón y suelen responder a los mismos motes. ¿Cuántos autodenominados Sakuras conocen? Peor que La invasión de los ladrones de cuerpos, créanme.

Tras haber leído el anterior párrafo (y siempre que sean de los que enfurecen con facilidad, claro), puede que algunos de ustedes estén teniendo un ataque de ira, aporreando el teclado, dándole patadas a su mascota y volcando todos y cada uno de los muebles de su casa, mientras buscan con ahínco su escopeta y gritan “¡TE MATARÉ, TIPO CON BOINA! ¡TE MATARÉ, Y ME HARÉ UNOS SHURIKEN CON TUS DIENTES!”. Déjenme que me expli… No, reboinas, déjenme que me expl… ¡Oiga, deje ya de berrear y deje que me explique, puñetas! Así mejor. Eso, siéntese. Quítese su bandana de Naruto. Exacto. Y deje de hacer gestos raros con las manos, no conseguirá lanzar ningún Kame Hame Ha. Muy bien. Y ahora lea.