5 oct. 2010

¡Vámonos de juelga!

Yeah, yeah, MC Boiner no descansa,
Con sus rimas pagará la hipoteca de su casa.
Si hace huelga y pasa de trabajar,
Difícilmente podrá ganarse el pan.
Rapanadería, MC Boiner


¿Qué hicieron ustedes el 29-S? ¿Huelguearon? ¿Fueron a trabajar? ¿Apalearon a unos cuantos niños pequeños? ¿Cómo dicen? ¿Que a qué vienen tantas preguntas? ¡Pero bueno! ¿Es que no recuerdan que el pasado miércoles fue LA HUELGA?

Sí, amigos, la huelga contra la nueva reforma laboral, que congregó a los clásicos estereotipos huelguistas. ¿Qué? ¿No saben cuáles son? Pues lean, lean…

- Los juelguistas: El otro día, @BlogdeBori acuñó este término, que se refiere a las personas que aprovechan la huelga para irse de tapas, de cañas, a empinar el codo, a engrasarse las bisagras, a ponerle gasolina al cuerpo… Vamos, a irse de parranda a correrse la huelga padre, si me permiten el juego de palabras. Y si no me lo permiten también, a ver si ahora van a decirme ustedes lo que puedo y no puedo poner en RduTcB… ¡No! ¡No se vayan! ¡Era broma!


No puede faltar en ninguna huelga que se precie


- Los educadores: Ya saben, los que pretenden hacer ver a los que van a trabajar en día de huelga lo EQUIVOCADOS que están. Porque, como todo el mundo sabe, ir a la huelga no es un derecho, sino una OBLIGACIÓN. No me malinterpreten, no tengo nada en contra de las huelgas, es un derecho que todos tenemos, pero también tenemos el derecho a no hacer huelga, y lo que no se puede hacer es entrar pegando voces en un despacho o clase e intentar evitar que los demás no ejerzan su derecho al trabajo.

- Los reivindicadores: Seguro que los conocen. Portan su bandera (generalmente republicana o comunista) allá donde van, sin importar qué causa defienda la manifestación. ¿Contra el aborto? Bandera al canto. ¿Contra la violencia de género? Bandera al canto. ¿Contra las banderas? BANDERA AL CANTO. Una vez más, no tengo nada en contra del derecho a reivindicar la opción política de cada uno (y tampoco soy monárquico), pero ¿no creen que las banderas están algo fuera de lugar en según qué contextos? Les pongo un ejemplo: hace un par de años, en una manifestación contra el proceso de Bolonia que pasó por delante de mi ex universidad (donde ya se había implantado los grados, BUJUJAJAJAJAJAJA), conté cinco banderas republicanas, tres comunistas y… una pirata. No es broma. Una bandera PIRATA, con su Jolly Roger. Desconozco quién era el portador, pero espero que llevase parche en el ojo y un loro llamado Polly en el hombro.


“¡Soy Guybrush Threepwood, valeroso huelguista!”


- Los enterados: Habituales de las manifestaciones y huelgas estudiantiles, muchos vivieron su momento de esplendor en la fiebre anti-Bolonia. Gente que acude con el único propósito de montar jaleo sin saber siquiera por qué puñetas se está manifestando o, en el mejor de los casos, con una vaga idea. Cito otro ejemplo de la manifestación republicanocomunistapirata anti-Bolonia. Muchos de los participantes llevaban unas narices de payaso de color verde. Según decían ellos, “es una nariz de payaso anti-Bolonia que nos han repartido”. De la verdad me enteré unos días más tarde. Era una nariz de payaso que habían repartido para publicitar Keteke, la fallida red social de Movistar. Sublime.


Fauna como ésta hace que las manifestaciones y sus objetivos se desvirtúen y pierdan gran parte de la credibilidad y relevancia que merecen. Si uno se va a manifestar, se manifiesta, pero sin violencia ni narices de payaso. Bueno, con narices de payaso sí, que queda gracioso y muy campechano a lo Bodbón.

Y ustedes, ¿pertenecen o han pertenecido a alguno de estos grupos? ¡Confiesen!

P.D.: El aniversario de RduTcB se acerca. Recuerden que, si quieren, pueden mandarme sus colaboraciones para la entrada especial a
reflexionesdeuntipoconboina@gmail.com