24 oct. 2010

¡Palos! ¡Explosiones! Crónica de la XXXI Mostra de Valencia

¡Cine! ¡Cómics! ¡Películas de tiros! ¡Películas de palos! ¡Una película en la que la trama no avanza ni a patadas! Sí, amigos, hablo de la XXXI Mostra de Valencia. Como algunos de ustedes ya sabrán, antes la Mostra era de cine seriote, pero este año han decidido dar un giro y consagrarse al cine de acción y aventuras y, ¿saben? Yo digo SÍ.





Además, la Mostra también ha acogido la Mostra Comic, organizada por Borja Crespo, con diversas charlas con gente tan variopinta como Dave McKean, Rubén Fdez., Mireia Pérez, Nacho Vigalondo o John Tones. Y claro, RduTcB tenía que estar allí. Bueno, tampoco tenía, pero el caso es que he estado. Y ya que he estado, pues se lo cuento.

Sí, amigos, armado con un pase de prensa, he estado presente en TODAS Y CADA UNA de las proyecciones. Euh… en realidad no. He estado en tres charlas, cuatro películas y las galas de inauguración y clausura. Desventajas de ser universitario. ¡Pero oigan, no se vayan aún, que tengo alguna cosilla interesante que contarles…!

Si viven ustedes en Valencia, es posible que la semana pasada viesen a un señor mayor, muy alemán él, acompañado por algo muy parecido a un cruce entre Godzilla y un bulldog. Efectivamente, estoy hablando de Wolfgang Petersen y Rita Barberá.


Miren, miren cómo acecha, esperando el momento perfecto para arrancarle la yugular de un mordisco…


Y es que Petersen (ya saben, el director de Troya, el remake de Poseidón y Enemigo mío, entre otras) fue uno de los homenajeados en la gala de inauguración, presentada por Carolina Bang y Oscar Forés y que fue bastante llevadera, la verdad. ¿Qué quieren que les cuente sobre la gala? Se pasaron algunos montajes con fragmentos de las películas que se iban a proyectar, se dio un premio a Daniel Monzón, otro a Wolfgang Petersen… Nada del otro mundo, ya saben. Eso sí, hay que destacar la presentación que hizo Álex de la Iglesia a Petersen, afirmando que “los americanos hacen buenas películas que además funcionan en taquilla. ¿Qué vamos a hacer nosotros, quejarnos? En vez de eso, imitémosles, con menos dinero, pero con mucho más salero”.


“Más salero, más grasia, más arte. Y olé.”


Petersen, en su discurso, dijo que Rita es una gran mujer, me ha llevado a comer paella y me ha dado la llave de la ciudad. Está claro que Petersen se conforma con poco. No en vano contó con Orlando Bloom y Eric Bana para Troya.


En la gala conocí a un curioso personaje: un reportero neoyorquino de unos cuarenta años con pelo largo, barba y bastón, con el que estuve intercambiando opiniones y al que me encontré en varios pases de prensa más. Por desgracia, no me enteré ni de su nombre, ni del medio para el que trabajaba. Tampoco tengo una foto suya, así que les comento esto porque… euh… pues… porque era un tipo bien majo, y punto.


EL MAL también tuvo su hueco en la gala


Cuando acabó la gala, se proyectó la película Stone, de John Curran y con Robert De Niro y Edward Norton como protagonistas. ¡Qué reparto! ¡La película promete!, estará pensando alguno de ustedes. ¿Y si les digo que también sale Milla Jovovich? ¿Entonces qué? Pues efectivamente, las expectativas se van al garete. Para resumirles de qué va la película (sin spoilers), les diré que Norton interpreta a un recluso, (el Stone del título), y De Niro al funcionario encargado de redactar los informes previos a la solicitud de libertad condicional. Norton quiere la libertad, De Niro tiene que evaluarle para ver si es apto para reinsertarse en la sociedad. Jovovich, la mujer de Norton, se trinca a De Niro en varias escenas de la película. Poco más. ¿Es un argumento original? No. ¿Es una película previsible? Sí. ¿Tiene, sin embargo, un buen final? Sí. ¿Es suficiente para salvar la película? No.





Otra de las películas proyectadas fue The Town, escrita, dirigida y protagonizada por… por… BEN AFFLECK. Y así como nunca es una buena noticia que Affleck actúe, sí suele serlo que escriba y dirija. Y es que The Town es una entretenida película sobre una banda de ladrones de furgones blindados de Charlestown. La película, que adapta una novela de Chuck Hogan (co-autor, junto a Guillermo del Toro, de Nocturna), entretiene durante las casi dos horas que dura, pese a que, quizá, le sobren unos quince minutos de metraje. Véanla, que les va a gustar.





La tercera película que vi fue Little Big Soldier, escrita e interpretada por Jackie Chan. Y oigan, que a mí me gustó. Y parece que no fui el único, porque fue la ganadora del premio del público. La película, que se ambienta antes de la reunificación de China, nos cuenta la historia de un soldado inteligente cobarde que usa diversas tretas para sobrevivir en las batallas (hacerse el muerto, básicamente) y que consigue capturar a un general enemigo, por cuya entrega le darían cinco acres de tierra, parné y la exención de tener que ir a la guerra. No deja de ser una road-buddy movie, pero el mayor acierto de su guión es lo bien que equilibra acción, trama y comedia (a fin de cuentas, no deja de ser una película de Jackie Chan). Y, como no podía ser de otra manera, al final tenemos el obligado carrete de tomas falsas. Si Chan hiciese un drama sobre Auschwitz, habría carrete de tomas falsas durante los créditos sí o sí. Y ustedes lo saben.






La penúltima película que vi, y que ojalá no hubiese visto, fue El extraño caso de Angelica, de Manuel de Oliveira. ¿La trama? Un joven fotógrafo es contratado para que fotografíe a Angelica, una joven que ha muerto. Cuando va a hacer la foto, Angelica parece resucitar, pero sólo cuando se le ve a través del objetivo de la cámara. Parece interesante, ¿no creen? Bueno, pues NO LO ES. La trama casi no avanza, el protagonista es peor actor que Ben Affleck y… ¿saben qué? La película se merece SU PROPIA ENTRADA. Queda pendiente.


Basura en celuloide


Y anoche fue la gala de clausura, donde conté con la compañía de Julio Fontán Jr. Premio a Peter Lord (creador de Wallace & Gromit y que estuvo sentado a escasos metros de mí), premio para L’affaire Farewell, para Little Big Soldier y hala, despachado todo en menos de una hora. Después proyectaron Psicosis, película que tuve el placer de ver con comentarios de fondo de cinco personas cuya edad media era de cuarenta años. Dichos comentarios incluían perlas como “¡Cuidao, que la apuñala!”, “¡LA MADRE, LA MADRE!” o “¡HOSTIA, QUÉ SUSTO! ¡AY, QUÉ SUSTO ME HE LLEVAO!”. Entrañable.






Sigan atentos a RduTcB para leer todo lo referente a las charlas de Mostra Comic. Recuerden que pueden ver algunas de las fotos que tomé (con poca calidad en su mayoría, todo sea dicho) en la página de Facebook, y que en poco más de un mes es el aniversario del blog. Envíen sus cosuelas a reflexionesdeuntipoconboina@gmail.com


*Todas las fotos del artículo, excepto la última, que fue tomada por un servidor, han sido extraídas de la sala de prensa virtual de la Mostra.