26 jul. 2010

¡Neuronas eclipsadas! - Crítica de Eclipse

“Out from his coffin, Drac’s voice did ring
Seems he was troubled by just one thing
He opened the lid and shook his fist
And said, “Whatever happened to my Transylvania twist?”
Monster Mash, Bobby “Boris” Pickett



- ¡Señor Crapsmith, señor Crapsmith!
- ¡Más vale que sea importante!
- ¡Ya lo creo que lo es! ¡Le traigo una idea!
- Hmmm… ¿Una idea… o una ideaca?
- Pueees… no sé, una idea… una idea mediana… llamémosla medidea.
- Mecagüen… en fin… cuéntame tu medidea.
- Pues verá, consiste en…
- BUENO, YA ESTÁ BIEN.
- ¡Coñe! ¿Quién habla?
- YO, UN TIPO CON BOINA.
- ¿Un quién con boina?
- ¿Un tipo con qué?
- AY, SEÑOR, QUÉ PALURDOS. BUENO, QUE DA IGUAL, QUE YA OS ESTÁIS LARGANDO, QUE ESTA ENTRADA ES MÍA Y AQUÍ MANDO YO.
- Mire, joven, por muy en mayúsculas y en negrita que hable, ¡ni en sueños me va a decir usted lo que tengo que hacer y…! Un momento, ¿pero qué? ¡No puedo controlar mis movimientos! ¡Siento una necesidad irrefrenable de bailar!
- ¡SOY YO EL QUE TE HACE BAILAR! ¡YO TE CREÉ, CRAPSMITH! ¡NO ERES MÁS QUE UN PERSONAJE DE FICCIÓN!
- ¿Qué? ¡No, no puede ser!
- PUEDE, PUEDE. Y AHORA OS VAIS A LARGAR Y VAIS A OLVIDAR QUE ESTO HA PASADO PARA QUE ASÍ YO PUEDA SEGUIR USÁNDOOS EN MÁS OCASIONES SIN CONTRADECIR LA CONTINUIDAD. HALE, YA ESTÁ. SIGAMOS CON LO NUEST… ¿QUÉ? Ah, perdón, las mayúsculas. ¿Eh? Ah, sí, y la negrita. Ya está. Bueno, pues vamos allá.


¡Sí, amigos! ¡Llegó la película más esperada del año! Y no, no estoy hablando de Marmaduke, sino de… ¡Eclipse! ¡No, no! ¿Qué hacen? ¡No se vayan todavía! Sí, ya sé lo que están pensando… mucho que se queja de lo malas que son las películas, pero bien que va a verlas. Si piensan eso, amigos, es que no entienden la esencia de La saga Crepúsculo: es como ir a ver The Rocky Horror Picture Show. En ambas, lo más importante son las reacciones del público. Si no han visto Eclipse en una sala llena de adolescentes con las hormonas descontroladas que aplauden y chillan cuando hay un beso en pantalla, es que no han vivido. ¡Háganse un favor y vivan! ¡VIVAN!


¿No parece que las cabezas estén sobreimpresionadas? ¿Y dónde están las orejas de Bella? Y no, no las tapa el pelo, desde esa posición es imposible


¿Y qué novedades nos trae Eclipse respecto a Crepúsculo  y Luna nueva? Pues casi ninguna, la verdad. Los personajes son los mismos que en las dos anteriores, y las únicas incorporaciones cumplen un papel bastante secundario. A ver, vayamos por partes…


PERSONAJES


- Edward Cullen: Edward ha vuelto, y sigue tan rancio como siempre. Ahora, además de lidiar con la emocionante vida con Bella, tiene que intentar llevarse bien con el padre de ella. Probablemente sea la única pareja en la que el padre esté preocupado por si es el chaval el que chupa. Pero Charlie, el pollo de goma el padre de Bella, no tiene que preocuparse. Edward es… bueno, mejor lo cuento luego.

- Bella Swan: No hace nada. NADA. Toda la película con la mirada perdida y diciendo idioteces. Como en las dos películas anteriores, vaya. Yo no sé qué le ve Edward, la verdad… Ay, Edward… si tú quisieras… Mierda, ¿he escrito eso?

- Jacob Black: Después de haber nombrado como sucesor a Jack y que éste le cargase el mochuelo a Hurley, Jacob... no, un momento. A ver. A veeeeer. No, vale. Ya está. Jacob, el pecholobo depilado de la saga, está muy mosqueado porque Bella está con Edward. Dado el tinte canis (¡Juego de palabras en latín! ¡Para que digan que aquí no hay chistes de nivel!) de Jacob, se comprende. Bella ha acabado saliendo con el tirillas paliducho en vez de con él, el cachas morenote tatuado que va en moto. ShUuU JaCoOoOoB ReEeShUuLoOoOoN, podríamos llamarle. Por cierto, en Lost NO estaban muertos desde el principio. Que quede claro.

- Victoria: ¿Os acordáis de la vampira malvaaaaaaaaaada de la primera parte? ¿No? Normal. Bueno, pues aquí ha vuelto, ¡y en forma de chapa Bryce Dallas Howard! Resulta que la actriz que la interpretaba en la primera parte firmó para hacer otra película y le coincidían las fichas, así que la sustituyeron. La chica se enfadó porque creía que la iban a esperar. ¿En serio? ¡Apenas sale diez minutos en pantalla!


A la izquierda, Rachelle Lefevre. A la derecha, Bryce Dallas Howard. Encuentren las 42084 diferencias


- Los Cullen: Menos secundarios que en Luna nueva, menos protagonistas que en Crepúsculo… ¡la familia de vampiros favorita de todo el mundo ha vuelto! Ojo, cuando digo que son menos secundarios quiero decir que salen más, no que realmente tengan un papel relevante.


La nueva serie de la Fox: Los Cullen: ¡una familia de miedo!


Por cierto, Jasper, el vampiro que no se puede controlar (suena a canción del verano) fue el mayor más joven (mayor de rango, no de edad. Si es que…) del siglo XIX y luchó en la Guerra de Secesión. ¿Por qué les cuento esto? Pues… eh… ¡miren detrás de ustedes, un mono de tres cabezas! A todo esto, dos de los actores pedían más dinero por interpretar a sus personajes en Eclipse. Lo comprendo (yo también pediría más por salir en semejante bazofia), pero también hay que tener en cuenta que, pese a que los Cullen salen más, esos dos personajes en concreto, Alice y Emmett (¡he buscado los nombres en la Wikipedia, no es que me los sepa! Bueno, el de Alice sí), salen menos en pantalla que en las dos anteriores. Ah, y Rosalie (la rubia con cara de enfado) nos cuenta su historia: se iba a casar en 1933 (tal vez inspirada por el estreno de King Kong), pero el día de antes su prometido y sus amigotes le dan una paliza y la violan. Luego Carlisle la convierte para ayudarla. ¿Sentido? Ninguno, bienvenidos a La saga Crepúsculo.


Da grima. Y eso que aquí aún no estaba muerta





ARGUMENTO


AVISO: Es el argumento, así que tiene spoilers. Como siempre, pero por si hay algún despistado.

El principio tiene su gracia, porque durante un momento pensé que estaba viendo un anuncio de No soy como tú, la miniserie de vampiros que hicieron en Antena 3 y que inexplicablemente fracasó. Yo pensé (y los ejecutivos de Antena 3 también, claro) que las crepusculocas lo verían… ¡pero no! Creo que al final sólo lo vi yo y… ejem… ¿por dónde iba? ¡Ah, sí, el principio! La película empieza con un chaval, Riley, solo en mitad de una calle desierta y pobremente iluminada. Vamos, el clásico sitio donde sólo entran los más estúpidos, preferiblemente contando fajos de billetes en voz alta mientras gritan “¡cuánto dinero junto, espero que nadie me lo robe!”. Pues de golpe y porrazo, famfimflás, algo le ataca. Y cuando digo “algo” quiero decir “Victoria”, la mala malísima de la primera entrega que… ¿no se acuerdan? Que sí, que sí… bueno, pues le ataca y le pega un muerdo para convertirlo en vampiro. ¡Sin ni siquiera invitarle a una copa!

De vuelta a Tenedores, digo, Forks, el pueblo donde viven los protagonistas, Edward y Bella hablan sobre su futuro. Nada de “y tendremos una casa con un perro y muchos hijos”, no. Es más bien “y seremos vampiros y tendremos un perro para bebernos su sangre, porque beber sangre humana está maaaaaaaaal”. Pero claro, lo que suele pasar… Bella no quiere casarse tan pronto, ¡sólo tiene dieciocho años! Aún así, Edward está impaciente y le dice que hasta que no se casen, nada de convertirla en vampira, ¡y nada de sexo! ¡pues sí señor! ¡Cómo está esta juventud! ¡Cuando yo tenía tu edad respetábamos a los mayores! ¡Ten 107 años para esto, para que venga una jovencita respondona y diga que no se quiere casar aún y que quiere hacerlo antes del matrimonio! ¡Me voy a ver Intereconomía!

Charlie, el padre de Bella, investiga la desaparición de Riley (y también si Bella sigue siendo virgen), y Edward se queda pensando y dice “a ver si va a ser cosa de que están creando un ejército de vampiros neófitos… sí, eh, yo creo que va a ser eso”, y, por si fuera poco, se entera de que Riley se ha colado en la habitación de Bella. ¡Intolerable! ¡El único que puede colarse en la habitación de Bella y acosarla es Edward! ¿Adónde vamos a ir a parar?


“- Entonces… ¿aún estás entera, no?” “- Que sí, papáááá” “- ¿Pero seguro?” - “Que sííí” “- ¿No te ha hincado el diente?” “- Ay, señor”


Bella decide ir a ver a los Canis, también conocidos como los hombres lobo, cosa que a Edward no le hace mucha gracia. Es comprensible. Jacob está más cachas, más moreno y menos no-muerto que él, y claro, Edward tiene celos. Y nada, Bella se pasa un rato yendo y viniendo y hablando de todo y de nada. Que si como le conviertan en vampira ya no le ajuntan, que si los hombres lobo molan más porque puedes cazar gallinas, que si lo malo es lo de tener que ir al veterinario…


“ShA BeEeEeLLiKaAah!! VeEeNtEeE KoOoOn NoSoOoOoTroOoOoS, MoOoOoReNiKaAaAh!!”


Pero, ¡oh, Cupido, qué locamente lanzas tus flechas! ¡Jacob sigue enamorado de Bella! Y, claro, ¿qué va a hacer el pobre? ¿Aceptar que Bella está con Edward, o forzarle a que le bese? ¡Acertaron! ¡Forzarle a que le bese! Después de besarle (y no un beso corto, eh), Bella se enfada (más bien se hace la enfadada) y le pega un puñetazo en la cara. Y se rompe la mano. Y es que estaba claro que Jacob era un caradura, pero nadie se esperaba que lo fuese literalmente. Pero vamos, la puntilla viene cuando Edward se entera de lo del beso y amenaza a Jacob con romperle la mandíbula al más puro estilo King Kong.



“¡Te mato! ¡TE MATO! ¡A mi chica sólo la acoso yo!”


Pero claro, tampoco iba a durar mucho el enfado, que es una película de dos horas y no están las cosas como para ir malgastando metraje. Jacob se disculpa (ya saben, “oye, perdona por haber besado a tu novia… te doy un tazo y amigos, ¿vale?”) y todos tan contentos. Bueno, tan contentos no, pero es que Alice tiene una visión de los neófitos atacando el pueblo y toca unirse para derrotarlos, claro.

Los Cullen y los Canis quedan para hablar un rato, hacer las paces, entrenarse para matar neófitos… ¿Qué hace que los neófitos sean tan peligrosos? Pues que aún tienen sangre humana en las venas, lo que les hace más fuertes, ágiles, resistentes y veloces. Vaya, como si hubiesen cogido una estrella en el Super Mario Bros.
Después del entrenamiento, Alice y Jasper, que son pareja, hacen una demostración de cursilería tan edulcorada que consiguen que Bella se replantee el casarse tan joven. “Claro”, piensa ella, “si me caso ahora, más tiempo que seré vampira y antes podré… ESO”. Así que acepta la propuesta de matrimonio y, acto seguido, Edward, Jacob y Bella se van a la montaña para esconder a Bella de los neófitos, que quieren matarla. A día de hoy, aún no entiendo por qué Bella es tan importante como para tomarse tantas molestias.

De noche, Bella tiene mucho frío y está al borde de la hipotermia, pero claro, como Edward es un frígido, no puede hacer nada, así que recurre al calentón de Jacob para que le ayude a subir la temperatura corporal (no piensen mal). Jacob se acuesta con ella (¡que no piensen mal, he dicho!) y Edward le dice que al menos se corte un poco con lo que piensa (Edward es telépata, ¿recuerdan?), porque Jacob SÍ piensa mal. Pero bueno, una cosa lleva a otra y acaban haciendo las paces. Pero vamos, de poco les sirve, porque a la mañana siguiente Jacob oye a Edward y a Bella hablar de que se van a casar y se agarra un cabreo de cuidado, llegando a cambiar el clásico pues ahora me enfado y no respiro por un pues ahora me enfado y me voy a luchar con los neófitos a ver si me matan y me voy a la mierda de una vez. Muy maduro él. Bella, sin saber qué hacer para evitarlo, le dice “¡No te vayas, piratón, y bésame!”. Sí, sí. Tal cual. Jacob no deja escapar la ocasión (no sabe ni ná, el jodío) y le besa. Bella se da cuenta de que está enamorada de Jacob, pero que está más enamorada de Edward, así que Edward, pese a que se entera de lo del beso, ni se enfada ni nada, porque al final sale ganando. Sí, así son las relaciones en La saga Crepúsculo: mientras luego digas que te sabe mal, no pasa nada.

Pero, ¡ah, llegan Victoria y Riley!


Image and video hosting by TinyPic


Los tres se pegan. Se pegan. Se pegan más aún.


“¡Ay, cuidado, que es mi cabeza de los domingos!”


“¡Oh, no! ¡Victoria se ha convertido en un árbol! Pero a mí no me engaña y… euh…”

Al final, Edward le arranca la puta cabeza a Victoria y uno de los lobos se carga a Riley. Fin de los antagonistas ultramalvados y poderosos.

Luego tenemos pelea entre canis y neófitos. Se puede resumir en una imagen:


Y así, durante unos diez minutos


¿Y qué pasa cuando acaba la pelea? Pues que llegan los Vulturi para ayudar. Sí, cuando ya ha acabado todo. Y con una parsimonia que para qué. Bella les dice “¿Sabéis qué? ¡Me voy a convertir en vampira! ¡Wiiiiiiiiiiii!” y los Vulturi se vuelven para Italia. O sea, que han ido para nada. Genial… Que no, que no, que habían ido tarde a propósito para ver si los neófitos se cargaban a los Cullen. Es que resulta que les envidian (a saber por qué). Y ya que se toman la molestia de ir, ¿por qué no los matan? Pues miren, porque no, y punto. ¡A ver si ahora van a saber ustedes más que Stephenie Meyer!

Tras la batalla, Bella le dice a Jacob que, aunque le quiere, se va a quedar con Edward. Jacob, hasta los hocicos ya, le dice que vale, que ya pasa de entrometerse, que ya encontrará a alguien, y que le deje en paz, que se tiene que curar las heridas que se ha hecho intentando defenderla.

Al final, Edward y Bella se van a un prado y Bella le dice que sí, que se casa, pero que quiere hacer las cosas por orden. A saber: casarse, trincar como si no hubiese un mañana, y convertirse en vampira. Por ese orden. Qué gran final. Qué emotivo. Qué bonito. Qué manera de gritar tenía el público.


“¿No habías dicho que primero nos casaríamos?”



REPARTO

No me hace falta hacer diversos apartados para cada actor porque con un comentario puedo englobar la calidad de actuaciones de todos. ¿Qué digo un comentario? ¡Una palabra! Y la palabra es…


ATROZ


Bueno, para ser justos, diré que Billy Burke, el padre de Bella, cumple bastante bien. Y también diré que a Dakota Fanning le daría de bofetadas hasta que me sangrasen las manos para ver si cambiaba la expresión en algún momento. Qué horror.


“Gracias, tipo con boina, es bonito saber que alguien valora mi trabajo”



CURIOSIDADES

¿Sabían que…

…mi novia y yo fuimos a verla el día del estreno, pero la primera sesión era a las diez y media de la noche porque antes había una maratón de la saga completa?

…las adolescentes que hacían cola salieron corriendo en cuanto subieron la persiana metálica, llegando a arrastrarse por el suelo para entrar antes (verídico)?

…en vez de ver Eclipse, ese día vimos El retrato de Dorian Gray, que también deja mucho que desear, pero menos?

…David Slade, el director, dijo acerca de ver Crepúsculo lo siguiente: “¿Crepúsculo borracho?No, ni borracho. ¿Crepúsculo drogado? No, ni drogado. ¿Crepúsculo a punta de pistola? Pues disparadme”? Pueden encontrar el audio aquí.

…fui a ver Eclipse con mi camiseta de Plan 9 from Outer Space?

…el público estuvo menos desatado que en Luna nueva?

…pese a todo, hubo ración de berridos para todos?

…hay un momento de la película en el que Edward se pregunta si Jacob no tiene camisetas (no es broma)?

…en Eclipse sale Bree Tanner, protagonista de un spin-off llamado La segunda vida de Bree Tanner?

…fui yo el que reconoció a Bree Tanner, en vez de mi novia, que se ha leído los libros?

…me preocupé mucho por reconocer a Bree Tanner?

…no me puedo quitar de la cabeza que reconocí a Bree Tanner?

…tengo miedo porque reconocí a Bree Tanner?

…no me gusta Crepúsculo, pero estoy más informado sobre la saga que muchas de sus fans, llegando incluso hasta el extremo de reconocer a Bree Tanner?

…mi excusa para haber reconocido a Bree Tanner es que hay que saber de todo, incluso de lo que no te gusta?


¡Eh, miren! ¡Es Bree Tanner! ¡Y no se ha lavado el pelo!



CONCLUSIÓN

Como película, es aceptable. Lo malo de eso es que es menos graciosa que las anteriores. Va, voy a reconocer una cosa. Durante varios momentos me entretuvo. ¡ME ENTRETUVO, LES DIGO! Lo que pasa es que sigue teniendo cosas que son de vergüenza ajena, los actores son lamentables y muchos diálogos son para echarse a llorar.


“¡JUAR JUAR JUAR JUAR! ¡Aquí sigo, forrándome a vustra costa! ¡JUAAAAAAAR JUAR JUAR JUAR!“


Pero lo peor está por llegar: Amanecer, el último libro de la saga, se dividirá en DOS películas. Y no me extrañaría nada que fuese en 3D. Aún así, ustedes y yo sabemos que iré a verla. Y ustedes también deberían. En serio. A una sesión concurrida, si puede ser. Es más, ¡aún están a tiempo de ver Eclipse! ¡Vayan! ¡VAYAN! Y digan que van de parte de un tipo con boina: la cara de desconcierto de la taquillera no tendrá precio.


Lo mejor: El público, los diálogos absurdamente divertidos, que los efectos especiales ya no sean tan sonrojantes. Como película ha mejorado, hasta tiene momentos que entretiene.
Lo peor: Los actores, el argumento, los diálogos absurdamente vacíos, que, por alguna razón desconocida (vaguería de los chicos de efectos especiales), los vampiros ya no brillan. ¡Sí, han oído bien!¡YA NO BRILLAN! ¡ERA LO QUE MÁS VALÍA!






*Dedicado a mi novia, que me ha ayudado buscando fotos y revisándome el borrador, además de spoilearme la cuarta película para que pudiese entender ésta en su totalidad. Créanme, es más complicada de lo que parece. Bueno, en realidad no.