26 jun. 2010

Luc Besson & Monsieur Crapsmith



Despacho de Thomas Crapsmith, marzo de 2008


- ¡Señog Crapsmith, señog Crapsmith!
- ¿Quién es usted? ¿Qué hace en mi despacho?
- Soy Luc Besson, guionista y diguectog gogdo de películas como León, el pgofesional, Nikita y El quinto elemento.
- ¡No me diga! ¿Y qué quiere, so gabacho? Y, por favor, abandone su ridículo acento, el autor está harto de tener que cambiar sus “r” por “g”.
- ¡Oh, un ejemplo de metaficción! Très bien! De acuegdo, dejagué mi guidículo acento…
- ¡Ejem!
- Vaaaaale, vaaaaale. A lo que venía, señor Crapsmith: le traigo una idea. ¿Qué digo idea? ¡IDEACA!
- Es curioso que todos mis proyectos empiecen así… En fin, ¿en qué consiste su ideaca?
- Pues mire, cogemos una de mis anteriores películas de éxito, ¿comprende? Y… y espere, que ahora viene lo bueno… ¡hacemos una secuela!
- ¿Una secuela? ¡Perfecto! ¿Cuánto dinero quieres?
- Pues, eh… no sé… ¿50 millones de dólares?
- ¡Te doy 86! ¡Haz lo que quieras con ellos, Besucón!
- Es “Besson”.
- Lo que sea, y ahora, ¡largo de mi despacho! Tengo otra reunión con un tipo que creo que me va a traer una idea para un reality sobre tópicos raciales…

Casa de Luc Besuc… estooo… Besson, julio de 2008


- Mecagüen… en la que me he metido… ¡que no sé qué hacer! ¡Que no tengo ni idea! ¡Que sólo quería hacer una secuela de alguna película, pero no sabía de cuál! En fin… a ver qué tengo por aquí… ¿León, el profesional? Nah, no creo que Natalie Portman quiera volver… ¿El quinto elemento? Dudo que Milla Jovovich quiera volver a trabajar conmigo después del divorcio… ¿Arthur y los Minimoys? Sí, podría funcionar… los niños no suelen ser muy exigentes…
- Luc, ¿estás volviendo a hablar solo otra vez?
- ¡No, cariño! ¡Estoy preparando el guión de mi nueva película!
- ¡Espero que no sea una secuela de la película esa infantil que hiciste!
- ¡Eh, al público le gustó! ¡Y ahora calla, si no quieres que te obligue a ver la saga Taxi entera! En fin, vamos a ver… ¿qué villano uso? Porque me hace falta un villano… Bah, el de la primera servirá. A ver… personajes los mismos de la primera, claro está. Y… a ver… sí, durante la primera hora no pasará nada, aunque haré que los personajes vayan de un lado a otro para que parezca que SÍ pasa algo… Un par de estereotipos afroamericanos en versión Minimoy no creo que haga daño a nadie…
- ¡Cariño!
- ¿Sí?
- ¿Cuándo piensas explicar el plan del villano?
- Eh, pues… ya está, al final, aparece el malvado Maltazard y les cuenta a todos su plan.
- Cariño, no sé yo si eso es muy buena idea…
- Tienes razón. Mejor que les cuente a todos lo que ha hecho entre la primera película y ésta, lo que está haciendo y lo que quiere hacer.
- …
- ¡Y luego, pese a que su plan es fácilmente arruinable, nadie hace nada por impedirlo!
- …
- ¿No te gusta?
- Eh… está muy bien, está muy bien.


Despacho de Thomas Crapsmith, enero de 2009


- ¡Señor Crapsmith! ¡Aquí tiene el guión!
- ¡Muy bien, franchute! Pero mira, una cosa… ¿has pensado hacer una secuela? ¿Una secuela de la secuela? ¿Una trecuela?
- Eh, pues… no, la verdad es que no.
- ¡Pues lo vas a hacer! Mira, acaba la película con un cliffhanger decepcionante y luego metes una escena para que la gente vaya al cine a ver la tercera parte.
- Pero es que no sé yo si a la gente le va a gustar…
- ¡A LA GENTE LE GUSTA LO QUE YO LE DIGA!


Diciembre de 2009