13 feb. 2010

Miedo y asco en Gandia

“And it's getting strange in here
Yeah, it gets stranger every year”
More News from Nowhere, Nick Cave & The Bad Seeds






Como algunos de istedes sabrán, el pasado miércoles fui a Gandia para grabar una colaboración en Açò hi hauria que gravar-ho. Grabar, lo que se dice grabar… no grabamos, pero fueron unas horas la mar de interesantes.


Llegué el martes anterior por la noche para estar descansado a la mañana siguiente, por lo que Mario, Simó y Jaime me dejaron quedarme en su guarida piso. Allí conocí a James Brown (una cabeza de chimpancé con gafas de sol) y Charlie, el pollo de goma (y colaborador del Açò). Tras cenar, ver por vigésimosegunda vez Hellboy y batirnos en duelo por el derecho a ser el primero en poner las manos sobre el tesoro charlar un rato, Simó y Mario se pusieron a ultimar los detalles del anuncio del programa. Yo, para fastidiarles la sección ayudar un poco, di un par de apuntes para el anuncio. Y no, no dije nada sobre boinas. Que ya nos conocemos.

Total, que al día siguiente nos encaminamos Simó, Jaime, Charlie y yo hacia el estudio de la Politécnica (Mario ya había ido antes), la mar de ilusionados con la idea de volver a grabar (ellos) y grabar por primera vez (yo). Me presentaron a la gente y fuimos dispuestos a hacer el mejor programa de humor desde Es la mañana de Federico. Pero no iba a ser tan fácil…










Después de que Simó pidiese algo de beber en la cafetería (¿me puede dar un vaso?, preguntó, usando a Charlie para señalar), nos dirigimos hacia secretaría para que nos diesen la llave del estudio. Simó sacó el permiso y… resultó que el permiso para usar el estudio había caducado el día 3. Aaaaasí que fuimos a intentar hablar con el responsable de renovar los permisos que fuimos. ¿Lo encontramos? Pues… no, sólo está disponible los lunes y los martes. Pues nada, a buscar a otro. ¿Estaba disponible? Pues sí y no, sólo tenía tutorías virtuales. Jaime le manda un e-mail y se entera de que ha cancelado la clase de Inglés, por lo que tenemos más tiempo para grabar.





A todo esto… ¡Charlie había muerto! ¡Ya no pita! ¡Con lo gomoso que era! ¡Siempre se van los mejores!









¡Pero no temáis por Charlie, pues Simó, haciendo gala de sus poderes mesiánicos, logró devolverle al reino de los vivos!









Simó, en un intento desesperado por lograr que nos dejen entrar al estudio de grabación, mantiene la siguiente conversación con la secretaria:


Simó: ¿Y no podemos hacer nada para que nos dejes la llave?
Secretaria: No, lo siento.
Simó: Aaaaah…. (señalándome) ¿Y si este señor tan amable hace un estriptis?
Yo: Yo, por el programa, hago lo que sea.
Secretaria: Ni aún así, lo siento.
Simó: Aaaaaah… ¿Y si lo hace Fran, que está más cachas?
Secretaria: …No.


¡Pero no todo estaba perdido! Alguien recordó que si un profesor se hace responsable, podríamos usar el estudio de grabación, por lo que esperamos a que un tal Zulu acabase su clase y se hiciese responsable de semejante panda de tunantes esforzados locutores.


Durante la espera… ¡Charlie volvió a morir! ¡Ya no pitaba! ¡Con lo gomoso que era! ¡Siempre se van los mejores!









Pero Simó, volviendo a hacer gala de sus poderes mesiánicos, lo devolvió por segunda vez al reino de los vivos. A partir de entonces, decidimos que era mejor que Charlie se reservase para su gran actuación.


Por fin conseguimos que Zulu nos apadrinase. Felices y con la llave en nuestro poder, dejamos que Josep, el técnico de sonido, abriese la puerta. Pero justo al meter la llave en la cerradura…


¡ESTRUENDO! ¡ALBOROTO! ¡MÁS SINÓNIMOS DE RUIDO!


Y luego… un siseo, como de una fuga de gas. Acojonados Con cierto resquemor, decidimos avisar a los encargados de mantenimiento, no fuese a ser que nos la cargásemos hubiese pasado algo grave. Cuando los de mantenimiento entraron…









…nos dijeron que se había activado el sistema anti-incendios, que consistía en un gas que sustituía al oxígeno, por lo que había que desactivarlo, revisar el estudio, volver a poner las cosas como estaban y demás. ¿Resultado? Que no podíamos grabar ese día. Así que, en principio, grabaremos este miércoles.


¿Y cómo acabamos todos? Pues ahogando nuestras penas en la cafetería, con un buen bocatatortilla. Como debe ser.



Ver la entrada original en Wordpress