4 feb. 2010

Aprende, Federico - Crítica de La verdad

"I have no use for the truth"
Lie To Me, Tom Waits






¡Renfe es lectura!, me dijo un amigo comentándole que el tren me venía bien para leer con tranquilidad. Tras leer Guerra Mundial Z, fue el turno de La verdad, de Terry Pratchett.


Nota: Si no saben quién es Terry Pratchett ni lo que es el Mundodisco, entrad aquí.


En La verdad, Pratchett hace una vez más lo que mejor se le da: usar el humor para hablar de algo tan serio como el mundo de la prensa, la imparcialidad, la búsqueda de la verdad y las presiones sobre el periodista.









La novela, perteneciente a lo que podríamos llamar la saga de la Revolución Industrial junto a Imágenes en Acción (por ahora) nos presenta a William de Worde, un joven que escribe un boletín con noticias sobre Ankh-Morpork para nobles extranjeros. Por accidente, se topa con Gunilla Buenamontaña (Gutenberg, en alemán), inventor de la primera imprenta del Mundodisco, y funda el Ankh-Morpork Times.





Al mismo tiempo, el señor Alfiler y el señor Tulipán, una pareja de asesinos en la línea del señor Crup y el señor Vandemar de Neverwhere, de Neil Gaiman (aunque Pratchett dice que no es una referencia, sino que es una parodia del arquetipo de la típica pareja de asesinos), llegan a Ankh-Morpork, contratados por… va, no lo digo, que esto está libre de spoilers. Bueno, que llegan a A-M, con un plan para lograr la destitución de Vetinari, el patricio de A-M.


La plantilla del Ankh-Morpork Times se completa con Rocky, un troll boxeador al que siempre vencen, Sacharissa Cripslock, redactora, y Otto Alarido, un vampiro fotógrafo que ha renunciado a beber sangre. Por desgracia, cada vez que el flash de la cámara salta, suele verse reducido a cenizas.



Si quieren leer una sátira acerca del mundo del periodismo y lo que conlleva, ésta es su novela. Si quieren leer una novela sobre conspiraciones para derrocar gobernantes, ésta es su novela. Si quieren leer chistes sobre vampiros abstemios, ésta es su novela. Si quieren leer varios ¡Quesejoda, mano de milenio y gamba!, ésta es su novela. Si son ustedes fans de Jiménez Losantos… ésta no es su novela.




"¡Este Terry Pratchett es un judeomasón rojo que quiere romper España!"




Lo mejor: Las múltiples referencias al mundo de la prensa. Otto Alarido, que se ha convertido instantáneamente en uno de mis personajes favoritos de Mundodisco. No se hace pesado en ningún momento.
Lo peor: Que, como en varios libros de Pratchett, el final parece estar hecho deprisa y corriendo. La trama de Vetinari, que en algunos momentos cojea un poco.






Ver la entrada original en Wordpress