4 ene. 2010

Regla #1: Haz una buena comedia zombi - Crítica de Zombieland

“The zombies were having fun
The party had just begun”
Monster Mash, Bobby “Boris” Pickett



El otro día vi Zombieland, o, como la distribuidora española ha tenido a bien imponernos como título, Bienvenidos a Zombieland (bueno, siempre se agradece algo de hospitalidad, habrán pensado).

Zombieland es una comedia CON zombis (bueno, infectados) más que DE zombis, y la verdad es que se disfruta bastante. La premisa es sencilla: debido a una epidemia de enfermedad de las vacas locas, los humanos infectados se han vuelto caníbales y dementes. Estos zombis, de todos modos, mantienen cierta inteligencia y pueden trepar o planear estrategias simples. Cuatro supervivientes, interpretados por Woody Harrelson, el para mí casi desconocido Jesse Eisenberg, Emma Stone y Abigail Breslin (sí, la niña de Pequeña Miss Sunshine) se unen (no sin ciertas desavenencias al principio) para sobrevivir y llegar a un parque de atracciones en Los Angeles, lugar supuestamente libre de zombis.


"Time to nut up or shut up!"



Con esta premisa (que, reconozcámoslo, no es muy original), Zombieland ofrece, sin embargo, algunas innovaciones, como las reglas de supervivencia.


"Los regordetes fueron los primeros en caer"


Estas reglas aparecen superpuestas y fundidas con el entorno en pantalla cada vez que se aplican, lo que le da un toque de originalidad. A mí personalmente me recordaron un poco al libro Zombi: Guía de supervivencia de Max Brooks, que he leído un poco por encima y leeré de cabo a rabo en cuanto acabe un libro de entrevistas con Tom Waits que tengo a medias.

En cuanto al reparto, me gustó mucho la interpretación de Woody Harrelson, así como la de Jesse Eisenberg. En cuanto a Emma Stone y Abigail Breslin, pues ni fu ni fa, la verdad. Correctas y punto (más Breslin que Stone).


"Vaya pintas, Woody"
"Tú calla, que no tienes carisma"


Harrelson interpreta a Tallahassee, un (ex)padre soltero que tras la epidemia zombi se vuelve un tipo duro fanático de las armas y con un toque paleto (como casi todos los personajes que ha interpretado Woody Harrelson).


Por fin, una regla tras la que los cobardes nos podemos escudar


Jesse Eisenberg interpreta a Columbus, el típico paria del instituto y creador de las reglas de supervivencia. De todos modos, ¿no hay ya demasiados actores que parecen estar especializándose en este tipo de personajes? Michael Cera, Seth Rogen… En fin.


"Y con una escopeta recortada", debería añadir


Emma Stone es Wichita, la gachí de buen ver que debe estar presente en toda película norteamericana. Poco que decir, la verdad. Junten todos los tópicos que se os ocurran y tienen a Wichita.


Pobre Berlusconi, sería el primero en caer


Abigail Breslin es Little Rock, la hermana de Wichita. Tiene 12 años, pero hay momentos en los que parece que tenga 40. No sé, un personaje que tampoco aporta mucho, en mi opinión, aunque es de suponer que si la película sólo fuesen Harrelson y Eisenberg hubiera costado más de levantar.


Aquí tienen su nueva Biblia


BM es el cameo sorpresa, y que no revelaré (aunque a estas alturas ya es sabido por casi todo el mundo). Autoparódico y autocrítico, un cameo realmente bueno.


"¿Qué tramáis, morenos?"


De todos modos, no todo son virtudes en Zombieland. La película fue planeada originalmente como un piloto para una serie de televisión, y se nota en ciertos aspectos, como la simplicidad del argumento. Zombieland también comparte un defecto con Shaun of the Dead (aquí Zombies Party), y es que ambas decaen en la segunda mitad de la película. Aún así, su corta duración (poco más de 80 minutos) y los abundantes toques de humor dejan con ganas de más.


Después del béisbol vampírico de Crepúsculo, llega el béisbol zombi


Así que ya sabéis, si qieren pasar un buen rato lleno de zombis (bueno, infectados), disparos y Woody Harrelson, vayan a ver Zombieland. Eh, ésta ha sido la primera crítica positiva del blog. Uauh.


Lo mejor: Woody Harrelson, las reglas de supervivencia, el cameo, no aburre en ningún momento
Lo peor: Lo anodino de los personajes de Emma Stone y Abigail Breslin, decae un poco en la segunda mitad.




Ver entrada original en Wordpress