6 dic. 2009

¡Alabado sea Oddwalk Kid!

I said your name will
Be in lights...
And that's no doubt
But you got to have
A manager that's what
It's all about"
Eyeball Kid, Tom Waits



Ayer, mi novia y yo fuimos al centro para ver a dos amigos y tomar un café. Al final, no hubo café que valiese, porque no teníamos (ni tenemos) ni un clavo. Pero dio igual, porque a cambio conocimos al chico más extraordinario del planeta Tierra:

Oddwalk Kid!

 

Verán, la cosa fue así:

Estábamos fuera del Café & Té (unos batidos buenísimos, dicho sea de paso) hablando un ratejo, cuando vi que algo se acercaba a velocidad de escape: un crío. Pero no un crío corriente, no. Era bajito, regordete, rubio y debía de tener unos doce años. "¡Pues vaya cosa! ¡Anda que no hay criajos así! ¡A punta pala!", diréis vosotros. Pues sí, los hay.




Pero éste tenía algo peculiar: uno de cada tres pasos acababa en una bonita, aunque carente de elegancia, patada hacia atrás en el aire, que se veía acompañada de un saltito. El chaval me recordó dos cosas. Primero, el encuentro en la tercera fase que tuvo Tido hace poco con otro de estos seres. Y segundo, al genial John Cleese en persona:



Oddwalk Kid me dio qué pensar. ¿Cuál es su historia? ¿Por qué decidió andar así? ¿Acaso es un fan de Fama? ¿O quizá de Billy Elliot? Tal y como dijo uno de mis amigos, "Nah, está demasiado gordo para ser Billy Elliot".


La forma de andar de Oddwalk Kid


Supongo que nunca lo sabremos, pero quisiera aprovechar la ocasión para presentarle mis respetos a Oddwalk Kid. Y creo que ustedes también deberían hacerlo, es un ejemplo para todos nosotros.

Que Tom Waits te bendiga, Oddwalk Kid.


Ver entrada original en Wordpress