17 de ene. de 2015

Birdman, o la inesperada virtud de ser la película del año

«I am alone now, I am beyond recriminations
Curtains are shut, the furniture is gone
I’m transforming, I’m vibrating, I’m glowing
I’m flying, look at me
I’m flying, look at me now»
Jubilee Street, Nick Cave & the Bad Seeds



Como sabrán los lectores habituales, a servidor le pirran las películas de superhéroes, especialmente las de Marvel. Por eso, cuando Alejandro González Iñárritu dijo que suponían «un genocidio cultural», me propuse boicotearle y no volver a ver nunca ninguna película suya. ¡JAJAJAJA! ¡Que no, hombre, que no hice eso! ¡Que no soy imbécil! Lo que sí que hice fue seguirle la pista muy de cerca cuando se anunció que iba a dirigir Birdman, una reflexión sobre el ego y el mundo del espectáculo. 

Y bien que hice. Puta joyaza, joder.





Los que me sigan en Twitter ya me habrán leído poner la película por las nubes (¿lo pillan? ¡Porque vuela! ¡JAJAJAJA! No, por favor, no cierren la pestaña), y tres cuartos de lo mismo en Letterboxd, donde intento hacer una reseñita de cada cinta que veo, pero Birdman se merece una entrada a la vieja escuela en el blog en la que hable de los apartados que más me han llamado la atención. Ah, y sin spoilers.

28 de dic. de 2014

Locke: si la cagas, no conduzcas

«Can’t remember anything at all
Flame trees lined the street
Can’t remember anything at all
But I’m driving my car down to Geneva»
Higgs Boson Blues, Nick Cave & the Bad Seeds


¡Inocentes! ¡Troliados! ¡Que no, que no hay entrada! ¡JAJAJAJAJAJAJA!

Bueno, no, esperen. Sí, sí que hay. Pues eso, quédense. Ya verán qué bien nos lo PASEMOS.

El otro día vi Locke, de Steven Knight, creador y jefazo de Peaky Blinders, una serie que mezcla principios del siglo XX con contrabando de alcohol, guerras de bandas, irlandeses, boinas y canciones de Nick Cave y Tom Waits. Vamos, que todo bien. Pero no hablemos de Peaky Blinders (más que nada porque solo he visto dos capítulos de momento) y centrémonos en Locke.


6 de dic. de 2014

Lo que he hecho, lo que hago y lo que voy a hacer


«Ran far away, but I have to admit, sometimes I miss where I'm from»


Eh… hola. 

Casi hasta me da vergüenza volver, ¿no? No sé, no es que este año haya actualizado mucho que digamos, ¿verdad? Hemos pasado (el tío usa el plural para compartir culpa con los lectores) de tener prácticamente una entrada semanal en 2011 y 2012 a tener 36 en 2013 y… 7 en 2014. 7. En 12 meses. Ni una al mes. Mal, ¿eh? Mal.

¿Y por qué? ¿Por qué? xQ???? ¿Por qué Los mercenarios 3 acabó siendo un paso atrás respecto a su antecesora? Digoooo… ¿por qué volver ahora? ¿Por qué he estado tan ausente? En fin, se lo voy a explicar… ¡con una canción! NO, HOMBRE, NO. Les voy a explicar un poco lo que he hecho, lo que hago y lo que voy a hacer. Sin canciones. Creo.


Pese a cómo me dibuja Muerte Horrible, aún no estoy muerto.

15 de ago. de 2014

«Guardianes de la Galaxia»: Marvel se saca la chorra

«I'm hooked on a feeling 
I'm high on believing»
Hooked on a Feeling, Blue Swede


Yo soy Groot*.

*Traducción: Una semana (JAJAJAJAJA) más, y tras haber hecho cosas tan inconcebibles que mejor ni se las cuento, vuelve RduTcb, un blog que, igual que la creencia en que la homeopatía funciona, se resiste a morir.

En agosto ha tenido lugar el evento del año, y no me refiero a que usted pillara cacho en la verbena del pueblo, sino al estreno de Guardianes de la Galaxia, la última película de Marvel Studios… y los asiduos ya sabrán que en este blog es auténtica devoción lo que se siente por Marvel Studios. Porque todas las películas Marvel son contingentes, pero las de Marvel Studios son necesarias.




Guardianes de la Galaxia es la película más loquísima hasta la fecha de Marvel Studios. Si El Soldado de Invierno era Marvel dando un puñetazo sobre la mesa, Guardianes es Marvel sacándose la chorra y haciendo el helicóptero mientras grita «VAMOOOOOO VAMOOOOO VÁMONOOOOOOOOO». Sí. Imagínense a Kevin Feige así. En esa tesitura. Con su inseparable gorra. 

24 de may. de 2014

«El sueño de plata», una decente novela de entretenimiento



Una semana más  (esta vez sí), y tras haber gritado «VAMOOO VAMOOOO» en más de una ocasión, vuelve RduTcB, ese blog que va sobre cosas. Ya saben, esas cosas.

Ya sabrán ustedes que yo soy muy fan de Tom Waits la ciencia-ficción, y que me pirra todo lo que juegue con realidades alternativas y mundos paralelos, así que el lanzamiento por parte de Roca Editorial de El sueño de plata, secuela de Intermundo y escrita por Neil Gaiman (en realidad no, ahora lo comentamos), Michael Reeves (más o menos) y Mallory Reeves (esta sí) hizo saltar todas mis alarmas.




Para ponerles en antecedentes, la saga Intermundo trata sobre un escuadrón de individuos pertenecientes a varias realidades alternativas (los Caminantes) que luchan para evitar que los Binarios y los Maldecimales se hagan con el control de los mundos paralelos. El protagonista es Joe(y) Harker, un chaval que se ve inmerso en todos los fregaos que hay. Porque claro, si no, no habría novela.

17 de may. de 2014

Godzilla, un mostrenco aún por domar

«You little punks think you own this town
Well someday someone's gonna bring you down»



Un periodo de tiempo indeterminado más, y tras haber llevado a cabo el primer CinemaScupe en la Librería Bartleby (fotos aquí), vuelve RduTcB, un blog con una frecuencia de actualización tan irregular como la calidad de Agentes de S.H.I.E.L.D..

16 años después de su última incursión de la mano de los occidentales, las pantallas han vuelto a recibir a su coloso escamoso más carismático, Godzilla, y esta vez no es Roland Emmerich el encargado de destrozar renovar el legado del kaiju, sino Gareth Edwards, que debutó con Monsters, cinta con la que este nuevo pisotón del reptil guarda más de una similitud.

Como ya es costumbre, desgranaré los apartados más destacables de la película. Sin embargo, esta vez no habrá spoilers, ya que, las cosas como son, tampoco se puede spoilear mucho una película así. A no ser, claro está, que consideren spoilers cosas como «al final gana Godzilla» o «el bicharraco se lía a palos con monstruos».