29 abr. 2016

Civil War: ¿por qué se pelean el Capitán América y Iron Man?

«AY QUE WHY CAN’T WE BE FRIENDS
POR QUÉ NO PODEMOS SER FRIENDS
PERO QUE AY QUE WHY CAN’T WE BE FRIENDS»
Why Can’t We Be Friends?, version de Smash Mouth



Considerablemente más de una semana más, y tras haber sobrevivido a duras penas al mes más intenso de trabajo de mi carrera profesional, vuelve RduTcB, un blog cuyo autor también hace cosas productivas para ayudar a una sociedad que le teme y le odia por ser autónomo.

«¿Por qué se pelean los amigos? ¿Por qué no se quieren? XQ? XQ????? ». ¿Un meme de internet? ¡No! ¡La clave de Capitán América: Civil War, que se estrena a la de ya! Evidentemente, el motivo de las hostiejas no será el mismo que el del cómic, cosa lógica, dado que en la Tierra-19999 las identidades secretas son prácticamente inexistentes. Sin embargo, las posiciones siguen siendo idénticas: Iron Man está con el Gobierno, y el Capitán América está con La Libertad™.





Sin embargo, he leído ya varias quejas de que no tiene sentido, que cómo va a estar el Capitán América en contra del Gobierno, si no es más que una herramienta propagandística, y que cómo va a ser Iron Man el más conservador, si en otras películas era un individualista a quien solo le importaba él mismo.

Y yo digo… ¿Alguien me pasa las croquetas? ¿Es que no han visto las películas, o qué? Por si acaso, o por si hay algún despistado, hagamos un repaso a qué nos ha llevado hasta aquí, y por qué tiene todo el sentido del mundo que cada héroe defienda la postura que defiende. Como es lógico, habrá spoilers de todas las películas Marvel, menos Civil War.

31 mar. 2016

Daredevil [2ª temporada], tiros y puñaladas

«AY QUE AQUÍ VIENE LA LAW
QUE VA A BREAK DOWN LA DOOR
QUE SE ME VA A LLEVAR ONCE MORE
AY QUE NEVER, QUE NEVER, QUE NEVER GET IT ANY MORE
PERO QUE GOTTA GET AWAY DE ESTE STONE COLD FLOOR»



Una semana más, y tras haber protagonizado un fanfic que demuestra un conocimiento exquisito del lore boinudo, vuelve RduTcB, un blog totalmente kawaii desu ne o cómo coño se diga esa mierda.

¡Últimas noticias! ¡Las series de Netflix me molan! Lo sé, lo sé, es algo que pillará de sorpresa a los lectores habituales, pero es así. ¿Y cuál nos ocupa esta vez? ¿Madres forzosas? No, hombre, no: la segunda temporada de Daredevil, esta vez con el mismísimo Castigador y Elektra haciendo de las suyas. Les cuento la mandanga sin spoilers.




Si la primera temporada estuvo bajo las riendas de Drew Goddard y Steven S. DeKnight, en esta segunda nos encontramos con que son Doug Petrie y Marco Ramirez los que han cogido la batuta. La pregunta, claro, era si esta nueva tanda de episodios estaría a la altura de la primera, y la respuesta es que no, no lo ha estado… porque la ha superado. JAJAJAJA LES HE TROLIADO EEEH AJJAJAJJJJ WENA ESA AYYYYY XDXDXDXD LMAO [le inyectan la antiyoutúbica]

26 mar. 2016

«Batman v Superman», una injusticia

«DARKNESS!
NO PARENTS!
CONTINUED DARKNESS!
MORE DARKNESS, GET IT?
THE OPPOSITE OF LIGHT!»


Una semana más, y tras haber trazado un complejo plan que no llevaba a nada, vuelve RduTcB, un blog cuyo autor lleva bigote de villano de opereta.

Decíamos ayer que yo soy más de Marvel que de DC, algo que sabrá todo el que tenga la desgracia inmensa fortuna de ser lector asiduo de este, su blog y el mío (pero más mío, que soy el que paga el alquiler y los gastos de escalera). Sin embargo, eso no significa ni mucho menos que esté en contra de DC, que a fin de cuentas, bastante tiene ya con lo suyo nos ha dado joyitas como The Flash. Así las cosas, y pese a que El hombre de acero me pareció, usando un término técnico, UNA CASTAÑA PILONGA, tenía esperanzas depositadas en Batman v Superman, dirigida por Zack Snyder y con un guion original de (ay) David S. Goyer reescrito por Chris Terrio.




Quería que Batman v Superman me gustase porque, qué cojones, si la peli es buena, todos ganamos, ¿no? Los involucrados en su creación, el público… yo mismo disfruto más últimamente escribiendo críticas positivas que negativas. ¿Me ha dado Batman v Superman esa oportunidad?

Desgraciadamente, no. Me explico, pero eso sí, con spoilers, porque hay cosas que son de juzgado de guardia. Si no han visto aún Batman v Superman, ¿por qué no leen la entrada sin spoilers de Deadpool? ¿Eh? ¿POR QUÉ…?

19 mar. 2016

«House of Cards» [4ª temporada], la guerra de los Underwood

«AY QUE UNA HOUSE OF CARDS
NO SE HIZO PARA EL SHOCK
SE PUE CAER EN ANY KIND DE WEATHER
PERO DOS SOLID ROCKS AY QUE DOS SOLID BLOCKS
SABES QUE VAN A AGUANTAR TOGETHER»
Solid Rock, Dire Straits


Una semana más, y tras haber dado dos golpes con los nudillos en la mesa después de hablarle a un público que no estaba ahí, vuelve RduTcB, un blog que sigue en 2016. ¡En 2016! ¡Blogs en 2016, como los cavernícolas!

Quitémonos esto de encima lo antes posible: esta entrada tiene spoilers de todas las temporadas de House of Cards. Si son aprensivos a enterarse de todo por lo que han pasado los Underwood, me temo que esta no es su entrada. Sí, les estoy discriminando. Les estoy OPRIMIENDO. Pero ¿por qué no leer alguna de las entradas sin spoilers, como la de Gravity Falls, la de Deadpool o la de Love?

Volviendo a lo que nos atañe esta vez, House of Cards, la serie de Netflix (cuyos derechos de emisión española en primicia están a cargo de Movistar+) va ya por su cuarta temporada. Parece que fue ayer cuando vimos a Frank Underwood (Kevin Spacey) ir trepando como un Albert Rivera de la vida, y ya es presidente. No solo presidente, sino presidente que se enfrenta a unas nuevas elecciones. Qué majete.




House of Cards no es una serie tan seria (valga la cacofonía) como pueda parecer. Sí, claro, trata de política. Sí, tiene personajes ruines. Qué coño, casi todos los personajes son mezquinos, egoístas y actúan por interés propio. Sí, la fotografía está desaturada (símbolo inequívoco de Seriedad™). Sí, hay intrigas. Sí, hay asesinatos. Sí, hay follisqueo. Pero en el fondo, House of Cards es un culebrón. Uno bueno, eso sí.

6 mar. 2016

«Gravity Falls», un verano fantástico

«NAAAAAI NONAAAAAAAAI NAINO NONÁ
NAAAAI NONAINO NAINO NAINO 
NONAINONAINO NAINO
NONAINO NAINO NAINO
NONAINO NAINO NAINO
NONAINO
¡NONAINO!»



Una semana más, y tras haber evitado el Rarocalipsis, vuelve RduTcB, un blog mucho mejor que recibir una patada en los riñones. ¡Mucho mejor! Bueno, vale, solo un poquito mejor.

¿Se acuerdan del verano de 2013? ¡Ah, 2013…! ¡Los 80! Tiempos locos, tiempos felices, tiempos donde aún no era el vecino el que elegía el alcalde, ni era el alcalde el que quería que fuesen los vecinos el alcalde. Yo sí que me acuerdo de lo de Wikileaks del verano de 2013, porque lo pasé haciendo las prácticas en Madrid y viendo con una frecuencia que para ahora la quisiera a personas a las que aprecio muchísimo.

Por eso es muy apropiado que una de ellas, Randy, me recomendase ver Gravity Falls, una joya de la animación para todos los públicos (no, lo siento, «para todos los públicos» no es «para adultos», fans de Hora de aventuras) creada por Alex Hirsch y emitida en Disney XD, que no es que sea un canal muy gracioso, sino que según parece, significa Xtreme Digital. Habrá que fiarse.




Gravity Falls nos cuenta la historia de los mellizos Pines, Dipper (Jason Ritter) y Mabel (Kristen Schaal), que a sus 12 años se van a pasar el verano a Gravity Falls, un pueblecito de Oregón donde no pasa gran cosa… ¿o sí? Pues sí, claro, porque si no, no habría serie, caramba. Se alojan con su tío abuelo Stan (Alex Hirsch), un canalla timador que está al mando de la Cabaña del Misterio, una típica trampa para turistas donde exhibe reclamos paranormales que de paranormales tienen poco… justo al contrario que el propio Gravity Falls, donde pasan pos tio llo k se mobidas ay to lokas jajajajajaj no beas k kosas mas xungas tio xdddddd

En fin, que les voy a contar sin spoilers por qué deberían ver Gravity Falls si no lo han hecho aún. Y si ya la han visto, pues lean igualmente. A fin de cuentas, ¿qué opinión importa más: la suya o la mía? ¿Eh? ¿Eh, patanes? ¿Eh, bachibuzuks? ¿Eh, ectoplasmas excéntricos? ¿Eh, vendedores de guano? ¿¡EH, AFILIADOS A CIUDADANOS…!?

Pero no se vayan, jo.

27 feb. 2016

«Love», maravillosa dramedia romántica

«AY QUE MY TIMING IS OFF
PORQUE A VECES ASÍ ES COMO IT ALL WORKS
PERO QUE LO CREAS OR NOT
NO TENEMOS CHOICE EN LOS MATTERS OF EL HEART»


Una semana más, y tras haber sobrevivido sin rajarme las venas a ver la magnífica ¡Olvídate de mí!, vuelve RduTcB, un blog cuyo autor disfruta con la pochez como… como… no sé, como alguien que disfruta mucho de la pochez.

Netflix BIEN. Netflix MUY BIEN, de hecho. Que si Master of None, que si BoJack Horseman… y ahora, que si Love, la nueva dramedia (prácticamente anti)romántica que nos trae de las mentes creativas de Judd Apatow, Paul Rust y Lesley Arfin.




Vaya por delante que a mí las películas, series o, en general, cualquier obra de ficción romántica no me gustan. Me repele esa concepción del amor romántico tan rancia que promueven, me repele la chorrada de «el amor lo puede todo», y me repele la estructura «chico conoce a chica, chico y chica se pelean por un malentendido, chico y chica se reconcilian, chico y chica ya son felices porque eh, ahora tienen pareja, lo más importante en la vida».

Es por eso que gozo más con cosas como Extraterrestre, o la ya mencionada ¡Olvídate de mí! (¿han visto qué bien hilado?), porque muestran el amor más como lo que es: algo que a veces bien, pero que a veces mal, y que para nada lo puede todo ni va a solucionar mágicamente las mierdas y problemas internos que tenga cada uno. Y por eso mismo me ha encantado Love, y se lo cuento sin spoilers porque soy así de generoso… y también porque la idea es convencerles de que la vean, Y CLARO.